marzo 25, 2005

América Latina Dependiente (Panorama)

América latina, al igual que los países del tercer mundo, surge como esas colonias emancipadas que aun no tienen el suficiente control económico y político para dejar de ser dependientes de otros países más poderosos.

Dos Santos (1978) Dice que América latina esta en crisis: “…Crisis económica marcada por una baja de crecimiento y un endeudamiento internacional progresivo que hace distinguir las décadas de los 60 y 70 de los años optimistas de la década de los 50. Crisis política e institucional marcada por los sucesivos golpes de estado al lado de los movimientos populares de creciente radicalización. Crisis social caracterizada por la profunda conciencia de la necesidad de reformas estructurales. Crisis ideológica caracterizada por el fracaso del populismo y el choque de nuevas posiciones radicalmente divergentes al lado de una perplejidad evidente en vastos sectores sociales.

Esta situación de la que Dos Santos se da cuenta en la década de los 70’ era situación difícil después de un crecimiento económico corto en América latina en los años de posguerra, que sin embargo no podía ser eterno.

El poder que ejercen las potencias sobre estos subordinados de América latina priva a esta facción de un verdadero crecimiento económico y político así como de una independencia en estos ámbitos.

Y lo que hace más o menos 30 años vislumbraba Dos Santos es ahora una realidad sobrepasada por los acontecimientos mundiales actuales.

De nuevo hay crisis mundiales Alvarez Bejar (2003) menciona que “El contexto de la economía mundial, hoy esta definido por diversos episodios de crisis financieras que en la década de los noventa dejaron como secuela graves caídas de la producción […] y decenas de millones de desempleados en varias regiones de la tierra; también por el aletargamiento del crecimiento económico mundial; y por las tensiones sociales y políticas evidentes en las reuniones de los organismo internacionales como ocurrió en la reunión de Cancun de la OMC; así como el mas reciente colapso de los mercados de valores (2001-2003) que evaporo una parte importante de la riqueza de millones de hogares y de las pensiones de muchísimos trabajadores en el capitalismo avanzado; pero sin duda también esta definido por las rebeliones populares en la periferia, que rechazan la continuidad de la privatización y de la desregulación.”

Así después de un periodo de recesión y de una política militar que tiene al mundo al borde de la paranoia, esto esta peor que hace 30 años y América latina sigue en el hoyo en que siempre ha estado y en el que continuara si los gobiernos y los gobernados no reaccionan.

¿Pero porque esta así América latina? ¿Por qué es dependiente? ¿Qué estructura le lleva a que funcione de esta forma? Son preguntas que surgen al ver la riqueza que tienen los países de América latina como México, Brasil o Argentina. En el caso concreto de México tiene como país los recursos necesarios para ser una potencia y poder subsistir casi sin la intervención de otros países, pero al igual que con otros tantos países tercer mundista esto no es así.

Hay ciertas ideas que tienden a explicar porque algunos países están desarrollados y otros no, por ejemplo hay ideas racistas que explican la pobreza de algunos como la deficiencia implícita en su naturaleza, es decir, que los individuos de las regiones menos desarrolladas tienden a tener una evolución biológica inferior. Caso clásico del darwinismo social que pretendía aportar una base biológica a la desigualdad, pero estos planteamientos son los que han llevado a masacres en las que se pretende una eugenesia extrema como en el caso del Nazismo.

También hay argumento de tipo religioso, en los que se pretende alabar la pobreza y exaltar su determinación, dando a los ricos un papel de “pecadores” entonces el buen fiel no querría ser “rico”.

Lejos de ser razones de fuerza, son más bien ideas que enajenan al individuo y lo hacen estar ciego ante la realidad que lo rodea. Entonces ningún discurso basado en una forma de superestructura es valido sino se puede observar que el problema viene de la base de esta, las relaciones económicas determinar las moral de una comunidad.

El hecho es que hay recursos, pero en el mundo capitalista lo mas importante es la industria, aquellos medios de producción de los que el capitalista es dueño y que le permiten el control de aquellos que usan esos medios para subsistir.

Dos Santos identifica basándose en el aspecto de la industria de cada país y de su desenvolvimiento en la economía mundial por lo menos tres aspectos que ayudan a mantener el subdesarrollo en los países de América latina: a) la supervivencia de una economía agraria feudal y latifundista, b) el desarrollo hacia fuera de la industria y c) La disminución de los precios de los productos primarios y el aumento de los precios en los productos manufacturados. Esto se ve desde una perspectiva desarrollista y en parte es cierto pero no es toda la verdad.

Los países de América latina son dependientes, están inmersos en lo que se conoce como subcapitalismo y así lo define Roger Bartra (1973): “La situación de subcapitalismo consiste en la existencia, en los llamados países del tercer mundo de una estructura socioeconómica y predominante capitalista pero subordinada a las potencias imperialistas; pero además indica que esta estructura no esta normada por todas las leyes de desarrollo del capitalismo clásico europeo, ni se trata tampoco de una situación históricamente anterior al modelo clásico. Se trata de una estructura en la que los procesos de transición al capitalismo han quedado, por así decirlo fijados cristalizados por obra de la penetración y dominio del capital extranjero.”

El modelo desarrollista nos dice que los países subdesarrollados tenderán a ser tan ricos como los países industrializados una vez que las fuerzas económicas mundiales lo permitan, esto es con el paso del tiempo todos los países serán iguales en riquezas y en la satisfacción de necesidades de sus habitantes.

Pero la verdad es que existe una dependencia entre de los países subdesarrollados ante las grandes potencias. Los países de Latinoamérica se formaron dentro de una situación dependiente, por ello su estructura económica no conoce otra forma de subsistir, la dependencia implica que los mercados de estos países están subordinados a los mercados de las potencias hegemónicas, así el desarrollo de los países pobres depende del de los países ricos.

Así funciona la balanza mundia:l para que unos tengan mucho otros tienen que poseer poco, porque la riqueza de unos es la pobreza de otros. De ninguna manera podríamos ver niveles de vida como los de primer mundo sino hubiera miseria en el tercer mundo.

La estructura subcapitalista no se entiende si su contrapartida: la estructura imperialista que la domina y que provoca los monstruosos desequilibrios en su estructura social, económica y política.

Es también una particularidad que las naciones de tercer mundo tengan una mezcla entre estructuras capitalistas y estructuras feudales. Es difícil pensar que el modelo de desarrollo sean países Europeos o Norteamérica, el desarrollo según ellos lo definen son sus formas económicas, pero acaso no son totalmente convenientes para economías en transición como las de este lado de la cerca.

Bambirra (1974) hace una tipología de los países de América latina basándose en los procesos de industrialización de los países que conforman esta América y los clasifico de esta manera:

Países de tipo A. Argentina, México, Brasil, Chile, Uruguay y Colombia. Dichos países tenían una industria antigua desde principios del siglo XX y la mayoría de ellos tenían consolidada esta a mediados de ese mismo siglo.

Países de tipo B. Perú, Venezuela, Ecuador, Costa Rica, Guatemala, Bolivia, El Salvador, Panamá, Nicaragua, Honduras, Republica dominicana y Cuba. En estos la industria se consolido como resultado de la integración monopolica y después de la posguerra.

Países de tipo C. Paraguay y Haiti. Que son países carentes de industria y que su mayor fuente de ingresos es la exportación agraria.

América latina es dependiente porque su industria es dependiente, la tecnología que se usa es básicamente de importación, así las naciones imperialistas y los monopolios internacionales mantienen bajo su poder las naciones subcapitalistas, ya que al ser ellos dueños de la industria también son dueños de elegir el uso que mas les conviene y esto es, desde luego, una forma de control social y una oligarquía a nivel mundial, los ricos son mas ricos y los pobres mas pobres cada día y esto se vuelve cada vez mas cotidiano.

La dependencia también es, considero, una de las tantas formas en que las potencias mantienen a su servicio a los países productores de materia prima, ya que la materia prima es lo mas importante por ser el objeto de trabajo que esta destinado a transformarse en producto para el hombre, y esta dependencia de tipo económica trae consigo fenómenos como la aculturación que funciona de forma intervencionista y los diversos medios de control social ya no en un país en concreto sino en un nivel mundial. La globalización no solo es producto del capitalismo y el neoliberalismo, sino que es una herramienta que globaliza también los medios de control social y con ellos la explotación y la enajenación.

Sin embargo sabemos que hay dependencia, explotación, ricos, pobres etc. Pero queda la duda, la pregunta implícita acerca de la solución a todos estos desequilibrios de los que expresa el mundo, de los que somos presa como parte del mundo.

1 comentario:

  1. excelente articulo, hay muchas ideas muy puntuales y significativas...
    desde Venezuela un saludo!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails