abril 01, 2005

America Latina Dependiente (Previsiones)

La dependencia económica debe empezar a combatirse rompiendo lazos con los organismo internacionales que mantiene la explotación a base de tributos y prestamos, como el FMI, además es necesario resolver los mitos en torno a estos organismos.

Pablo González Casanova (1990) enuncia doce supuestos del neoconservadurismo de los que conviene reflexionar algunos: 1) El primero es que se asiste al fin de la historia en el sentido de que el capitalismo transnacional va a dominar por siglos y siglos, 7) La caridad transnacional organizada por el banco mundial y los gobiernos endeudados va a disminuir la extrema pobreza, 9) la desnacionalización y la privatización del estado van a hacer efectiva la llamada “soberanía del consumidor”, 12) dado “el fin de las ideologías” , la lucha contra los inconformes es una lucha contra los delincuentes.

Proposiciones completamente falsas y utópicas en su contenido conviene que las veamos y las tomemos al revés, las proposiciones que Casanova crítica serian como un atisbo a los sueños de los poderosos y a sus formas de implantarnos sus propias quimeras. Pero conocer que esto no es así es en realidad importante

Por ahora la única manera que tiene América latina de dejar de ser dependiente consiste en la industrialización , una industrialización hacia adentro que no requiera capital extranjero, además necesita cortar lazos con los organismo que sustentan la deuda y el tributo, y sobre todo se necesita unidad entre las naciones explotadas, lo cual conlleva un cambio de visión en sus habitantes por que no se puede hablar de unidad cuando factores como la corrupción están imperantes en los gobiernos de dichas naciones.

Además con el ejemplo que presentaba en el artículo se pueden ver muchas ideas utópicas y su verdadera función, se debe luchas por las utopías pero algunas veces los sueños de la razón son terroríficos.

Por ultimo me gustaría hacer una reflexiones acerca de las utopías del sistema neoliberal y el futuro que esta ya a la vuelta de la esquina, además de un paréntesis para pensar en el poder y el factor humano que omiten estos sueños de buenas intenciones (supongo).

Adam Schaff (1985) considera que nos encontramos en una segunda revolución científica de nuestra era: “La primera tuvo lugar a principios de los siglos XVIII […] consistió en sustituir la fuerza física del hombre por la fuerza de las maquinas, movidas primero por el vapor y, mas adelante, principalmente por la electricidad. La segunda revolución, la que estamos presenciando ahora, consiste en que el poder intelectual del hombre se ve amplificado e incluso sustituido por autómatas, los cuales eliminan con éxito el creciente trabajo humano de la producción y los servicios…”

A través de la microelectrónica, microbiología y la energía nuclear, el hombre se vera emancipado del trabajo y podría estar en un mundo en el que vivirá solo para dedicarse a el trabajo espiritual, algo como los que Marx suponía al plantear el comunismo y la automatización de las producción.

A mi parecer este es un anhelo, una visión utópica hasta cierto punto, quiero decir que es muy posible esto que se prevé pero que las condiciones son incongruentes con los posibles beneficios que podría traer.

También el neoliberalismo, con toda su base liberal es un concepto magnifico y con implicaciones maravillosas que seguramente podrían desencadenar el progreso del hombre y su evolución como un ser libre.

Por otro lado la globalización es también beneficiosa, libra al hombre de nacionalismos irracionales, chovinismos, malinchismos, etc. Lo hace vivir en armonía con los demás y lo provee de una cultura rica y homogénea.

Todas estas ideas tienen un grado de beneficio único y sus bases son loables y además podrían funcionar de manera excelente si no fuera porque dejan un punto sin resolver y por ello todas ellas se vuelven inservibles.

Una situación absurda surge cuando lo que el sujeto piensa o quiere esta en contraste con lo que en verdad puede obtener de su realidad, por lo tanto estos razonamientos (liberalismo y globalización) resultan absurdos porque están en discordancia con el medio social en el que vivimos.

El neoliberalismo dice que el que unos pocos se beneficien traerá prosperidad después a los demás, esto se basa en el concepto de “la mano invisible” de la que hablaba Adam Smith según la cual las fuerzas del mercado tienden al equilibrio y así la economía llegara a un punto en el que la libre competencia genere también una ganancia sustancial para todos los implicado en ella. Pero la mano invisible ahora es más invisible que nunca porque sabemos que la competencia entre las empresas y países no es justa, es tonto pensar que empresas transnacionales compitan de manera limpia con una empresa naciente, desconocida. Además de que la mano invisible tiende (regularmente) a beneficiar solo a pocos dándoles mucho y a perjudicar a muchos dándoles poco.

De la misma forma la globalización implica esta competencia entre desiguales, una lucha entre David y Goliat, pero en este caso las hazañas heroicas no existen y Goliat esta aplastando a David y este no sabe como usar su honda.

El factor que olvidan estas teorías es el factor humano, olvidan que tratan con seres humanos y que esto es un gran riesgo y esto es porque el poder esta en juego en las relaciones, un argumento que desde Hobbes hasta Foucault es discutido y aun en nuestra época. Pero algo que es innegable y es que el poder corrompe y el poder completo corrompe completamente.

El que unos pocos tengan el poder implica que lo ejerzan de manera cruel e inhumana sobre los que no lo poseen, y el poder es el dominio que tiene una clase sobre los medios de producción, los medios de control social y sobre la superestructura de una sociedad y esto con el fin de mantener la explotación.

El poder en las manos de unos pocos es algo en realidad peligroso para la sociedad. De alguna manera Schaff dice que el problema en unas sociedad en donde la información cobre valor como un producto necesario y hasta se le sobrevalore tiene como riesgo la siempre oportuna manipulación de los que tengan el control de la información sobre los que no.

Esto seria desastroso porque no conllevaría ningún cambio a nivel estructural, todo seria igual solo que con otro objetivo en mente. Como en un relato de Orwell el poder solo cambiaría de manos, de un tirano a otro, pero los oprimidos seguirían oprimidos.

El papel del poder debe ser entonces un papel que no recaiga en nadie, sino en todos, el poder que funcione como autogestión de la manera que la define Schaff (1979) “la administración de los asuntos sociales por los miembros de la sociedad”.

El hombre entonces se organiza para sobrevivir en comunidad, pero vemos que se organiza mal, porque el tipo de mundo que observamos no solo es enajenante y explotador, sino también peligroso para la especie, la avaricia corrompe a todo y destruye todo, hasta el mudo en que vivimos.

De nuevo vemos que el hombre aunque es un ser social no esta completamente subordinado a esta sino que es también sujeto y objeto de conocimiento. El hombre marca la pauta de su sociedad y si es así es capaz de alterarla, trascender su naturaleza su ansia de poder e implantar una visión basada en un pensamiento ético acorde con la protección de su entorno y de si mismo y el primer paso de esto es el conocimiento, no de unos pocos si no de todos, el poder del conocimiento delegado en la mayoría, así el sueño será de todos y la fuerza de lograrlo será la de una especie entera no de grupos minoritarios en cantidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails