mayo 28, 2005

Hacia un entendimiento del marxismo


Dice Marx, en su onceava tesis sobre Feurebach, que los filósofos, a través de la historia, solo se habían preocupado por entender el mundo, ahora era tiempo de transformarlo. La esencia de la teoría marxista es ese pensamiento revolucionario, no es posible interpretarlo correctamente de otra forma. La Praxis es esa conjunción entre teoría y práctica, un arte, confrontar los supuestos teóricos con la realidad circundante y transformar dicha realidad si es necesario.

El pensamiento marxista es mal entendido por el lego cuando se piensa en un materialismo radical, en donde todo esta determinado por los factores económicos y entonces el hombre es una marioneta de la monetario, en una suerte de fatalidad mercantil. En realidad esta falta de humanismo no es tal, en los escritos económico – filosóficos del joven Marx el define claramente su pensamiento como un humanismo esperanzador basado en la oportunidad que tienen los sujetos para trasformar y transformarse. El paso de este pensamiento al del Marx adulto, en el capital, no marca una diferencia, mas bien es una congruencia de su pensamiento pero mas libre de romanticismo y pasión juvenil, es un concretar ideas pero sobre una base ya forjada en la importancia del ser en el individuo.

Desde este punto es conveniente, entonces, decir que el marxismo surge como un pensamiento social, con todo lo que ellos implica, y busca el mejor camino para el desarrollo humano y así critica al sistema imperante, cruel, inhumano que supone el capitalismo. Es, el marxismo, un pensamiento surgido de las necesidades del proletariado para dejara atrás el yugo de los capitalistas, dueños de los medios de producción y liberar a todos los hombres del terrible fenómeno de la alineación, esa conducta antinatural que aleja al hombre de su esencia y del control de su propia existencia.

El marxismo propone como nacimiento de las representaciones concientes el proceso social en el que el individuo se ve inmerso, es decir, el pensamiento, las ideas que el individuo tiene de su medio, de su realidad, tienen una base material en el proceso social, o de otra froma, en el como esta construido el medio social. La forma en que la cultura se organiza impele a la conciencia a una adaptación de esta al molde que suponen los procesos económicos y políticos, pero también filosóficos y psicológicos

Entonces surge un conflicto, y he aquí en donde surge el malentendido acerca del determinismo economicista atribuido al marxismo, pero esto es respondido cuando se llega a la comprensión del concepto de totalidad. La totalidad para Hegel era todo lo que había sucedido, toda la historia pasada, por lo tanto la totalidad era algo muerto que no era recuperable sino en el recuerdo, para Marx, en cambio, la totalidad es un proceso que incumbe al pasado, presente y futuro, es decir a toda la historia, entendiéndola como la historia del devenir.

También los seres humanos funcionan como una totalidad, como parte de ese proceso universal que lleva a los seres a las más variadas interacciones. El hombre es en esencia social, expuesto a una naturaleza, la naturaleza, de la cual es parte también, por lo tanto esa paradoja es el hombre: un ser que se opone a la naturaleza, pero que la necesita para sustentarse, entonces la transforma y, como el también es parte de la naturaleza, también se transforma a si mismo. Es parte de un proceso en el cual nada esta excluido, es una totalidad.

En cuanto a la ideología, se dijo antes que era producto de las condiciones materiales, así que como producto de dichas condiciones, su papel suele quedarse en el sustentar la organización de la que surge. La filosofía naciente de una sociedad capitalista, en el fondo, sustentara con bases teóricas la predominancia de capitalistas sobre proletario; la religión, en las mismas condiciones, utilizara sus artilugios para sustentar el mismo régimen, y así toda teoría acerca del ser se amoldara a las condiciones de las que nace.

Pero por eso es necesario comprender el mundo, y volvemos al planteamiento original, para poder transformarlo, praxis. En la doctrina del tao, el fin de toda enseñanza es entender el flujo del Tao, para así seguir el camino y librarnos de esas ilusiones que nosotros creemos y damos el nombre de realidad. El marxismo en su esencia plantea también que lo que vemos como real, es mutable, y solo sabiéndonos parte del proceso de revoluciones seremos capaces de crecer todos juntos hacia una nueva forma de ver el mundo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails