junio 04, 2005

El poder de la psiquiatria


La sociedad crea enfermos que luego recluye, con la excelente ayuda de los profesionales de la salud mental, es decir, los psiquiatras.

Cooper menciona que: “La psiquiatría clínica, sin embargo, solo es una pequeña parte de un amplio sistema de violencia, de técnicas de normalización, que comienza con el estado burgués, la familia, y atraviesa la educación primaria, secundaria y universitaria, con el propósito de producir y luego reproducir una infinita línea de montaje de idénticas criaturas industriosas que trabajan por algún propósito que tiempo ha fue perdido de vista y que, en primer lugar nunca fue muy visible”

La psiquiatría es una parte de esta sociedad, que esta encargada de diagnosticar quien es dueño y quien no de sus facultades mentales, con esto tiene una función muy importante en la sustentación de la superestructura social, de la ideología, de la política. “La psiquiatría moderna -¿Quién no estaría de acuerdo?- es una institución e ideología poderosa” advierte Szasz.

No se si los planteamientos de Thomas Szasz acerca del papel de la psiquiatría como método de represión sean totalmente ciertos, pero si así lo fueran, serian un hecho en verdad espeluznante.

“La práctica de la psiquiatría institucional, y la de la medicina en general han sido formadas, por lo tanto, cada vez más a través de las Legislaturas, las Cortes y las compañías de seguros”. (Szasz)

Aunque esto fuera un poco exagerado, la psiquiatría, creo, tiene un gran poder sobre la sociedad, sus practicantes pueden decidir quien esta cuerdo y quien no, quien merece ciertos derechos y quien los pierde por sometimiento de un padecimiento.

La crítica que hace Thomas Szasz se refiere al papel represivo del aparato psiquiátrico, y además a la sustentación de sus paradigmas en metáforas literalizadas llamadas “enfermedades mentales”. Pero no es la única ciencia que sustenta esto, también y por desgracia la psicologia apoya a esta idea.

A mi parecer, la psicologia debería de hacer una revisión ética sobre algunas de sus principales ramas de investigación, no porque estén equivocadas, sino porque podrían ser incorrectas para los individuos que componen esta sociedad, porque estas ramas estarían apoyando un sistema represivo que obliga al sujeto a alinearse.

El ejemplo más claro seria el de la psicologia clínica, que no solo apoya, sino que continúa la falacia de las enfermedades mentales, contribuyendo así a la continuación del control hegemónico de la psiquiatría sobre una base ilusoria. Además otras corrientes como la psicopedagogía o psicologia educativa que alienan a los individuos que no son capaces de conducirse bajo la norma que la sociedad impone.

Aunque un caso muy particular es el de la psicologia industrial. Dice De la Fuente que en los últimos años se han hecho numerosos estudios acerca de los efectos psicológicos adversos relacionados con la organización adecuada. Mi pregunta es ¿para que? ¿Para continuar con un sistema de trabajo que hace al individuo comportarse como un autómata especializado en una tarea que a la larga lo aliena de su actividad propia y con el tiempo de si mismo? Habría que preguntarnos cosas de este tipo antes de afirmar las ventajas de desarrollar una rama que funciona aparentemente a favor del trabajador, pero que al final simplemente es una herramienta más de la clase burguesa para la explotación.

3 comentarios:

  1. Cualquier tipo de involucracion externa en el individo teoricamente enfermo transforma ya, el cuadro espontaneo de exteriorizar posibles..sensaciones opacas... de forma natural... y a interaccionado la compasión grandilocuente de los que mantienen por encima de todo el trono de la ciencia psiquiatria.. en su autocompasion de saber que nunca veran otro yo, ni reflejada en su mas intima locura, aun tratando con mil clientes...

    saludos..de una tachada de esquizofrenica

    ResponderEliminar
  2. Alashia3:56 p.m.

    Es muy cierto eso de que la psikiatría es parte de la sociedad en la que se desarrolla, de la ideología reinante en ese momento...
    También es cierto que todas las sociedades excluyen a quienes no entran dentro de los cánones comunes de "salud mental"...
    Sin embargo la psikiatría es medicina y, como tal, es una ciencia. En mi opinión no se puede estar a favor o encontra de una ciencia, sino sólo del uso que se hace de ella...
    Tengo un psikiatra junguiano, cuando la gente que me rodea (y a veces yo misma) trata de convencerme que estoy loca el me ayuda a reconciliarme con mis demonios...
    No puedo ser antipsikiatría, tal vez sea mi formación médica lo que me lo impide, pero creo que habría que revisar su aplicación y el uso que se hace de ella y no la ciencia en si...

    ResponderEliminar
  3. Concepto aparte: Saludos de alguien que ha vivido como esquizofrénico sin atreverse a realmente serlo.

    Alashia: En realidad si se puede estar en contra de una de la ciencia; son ideologías y por lo tanto conceptos creados y movibles. La antipsiquiatría mostró en su tiempo un matiz de la verdad que no se creía posible, al retomarla ojala la psiquiatría pueda hacer comunión con su demonios, como es el ideal de todo junguiano ante un sistema desequilibrado.

    Saludos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails