junio 02, 2005

Enfermedad, Familia y Sociedad

La sociedad enferma a los que la componen, si el orden social esta en desacuerdo con las potencialidades de cada individuo, si la sociedad impide el libre crecimiento del individuo, este padecerá de trastornos emocionales, ya que su verdadera potencialidad se ve frustrada. El fin del hombre es ser lo que puede ser.

En efecto la sociedad puede ser dañina para el individuo. De hecho la familia, como configuración primigenia de la sociedad resulta muy dañina para el desarrollo de los individuos. La familia monogamica de orden patriarcal esta configurada de tal forma que sustenta la hegemonia de las clases burguesas sobre las proletarias.

La base de la sociedad actual (al igual que lo ha sido a lo largo de la historia) está conformada por lo que conocemos como familia. La familia funciona como núcleo de la sociedad y como sustentadora de ésta. El principio ordenador de la sociedad está dado por las relaciones familiares, no se puede concebir una sin la otra (familia y sociedad). En la familia se concentran todos los valores, toda la cultura, todos los miedos y mas que nada en ésta se reflejan (o refleja) los prejuicios de los que es presa el ser humano y que abundan en la estructura social. La unidad familiar, por lo tanto se convierte en una representación de la sociedad y la sociedad a su vez se puede ver como una familia a gran escala. Ambas son partes estructurales de un sistema, en función de las necesidades de sus integrantes y las acciones que se realicen en una tienen consecuencias claras en el funcionamiento de la otra.

En la actualidad existen numerosos valores morales basados en la creencia de lo correcto y lo incorrecto, estos se toman como reglas y en teoría son acatados por la mayoría de las personas. La honestidad, la justicia, la libertad, el respeto y sobre todo la igualdad son valores ampliamente difundidos y son eje de nuestros comportamientos ante los demás. Me gustaría hablar de la igualdad, porque creo que es uno de los más ambiguos. La igualdad es un precepto que se ha usado y ha tomado auge dentro de la sociedad moderna, concretamente el gran impulso, le fue dado durante la revolución francesa y es un engrane de suma importancia dentro del movimiento socialista. Pero, ¿en realidad puede haber una igualdad entre los hombres? A mi parecer la igualdad es una utopía basada en las enseñanzas religiosas donde se dice que Dios hizo a todos los hombres iguales. Sin embargo, no somos todos iguales, ya que cada uno de nosotros tiene capacidades inferiores o superiores a las de los demás. La semejanza entre unos y otros está en el disfrute de los mismos derechos, todos somos pertenecientes a una misma especie y es un momento oportuno para que el racismo deje de explicar las diferencias entre las personas. Se prodiga la igualdad en todos los ambientes, la religión católica misma, habla de la igualdad entre los hombres, pero en todas las estructuras sociales, incluyendo el clero y la familia siempre existe alguien dominante, el jefe de familia, el sacerdote, Dios, aquél que tiene control sobre sus subordinados.

Así que las relaciones familiares no se basan en la igualdad, se basan en el control y en las relaciones de poder. Generalmente el poder está basado en la economía, el control monetario es la forma mas común de sometimiento, aquel que se encarga de proveer sustento, adquiere derechos sobre sus protegidos. En este caso la familia basa su relación en el sometimiento económico y a través de los años el hombre ha sido el proveedor y la mujer ha sido el fiel sirviente.

Friedrich Engels, menciona en su obra “El origen de la familia, de la propiedad privada y del estado”, que el matrimonio tiene como principio la posición social de los esposos, así que las relaciones maritales son siempre relaciones por conveniencia. El matrimonio por conveniencia poco a poco se convierte en una relación de prostitución, tanto él como ella adoptan un papel que los une sólo económicamente, esto es más notorio del lado de la mujer. Reflexionando un poco, la mujer no adopta su papel de prostituta por un costo monetario, no alquila su cuerpo por una remuneración económica, se deja ultrajar solo por las migajas que el hombre le esta dispuesto a ceder. Por ello, la mujer es una esclava, sin derechos, ni libertades. Así que esa es la base de la familia, ese es el núcleo de la sociedad, la relación de poder entre el hombre y la mujer.

La familia como la conocemos, con toda su estructura y organización, tiene sus orígenes en la antigua Roma, en donde el padre, jefe de ésta, tenía un derecho omnipotente. Familia, no es una palabra que se refiera un conjunto de valores y sentimentalismos, propios de un pensamiento romántico. En realidad Familia, que es plural de famulus (esclavo doméstico) se refiere al grupo de esclavos pertenecientes a un mismo hombre, y por esto el padre tiene derechos sobre mujer e hijos.

Lo anterior como pequeño referente indica que la familia monogámica causa estragos en el individuo al introducirlo en un grupo perverso que lo obligara a abdicar sus facultades y a subyugar a otros.

Cuando un sujeto esta expuesto a tales atrocidades y reniega de ellas se le llama enfermo mental, se le trata como demente y se le encierra en una institución creada por la sociedad para que no haga daño.

Dice Cooper: “El punto fundamental aquí es el papel de la familia en cuanto a inductora del conformismo, la normalidad mediante la socialización del niño. <<>> equivale en la practica a <> a una persona. De la misma manera, educar a alguien es llevarlo fuera y lejos de si mismo”.

1 comentario:

  1. Anónimo6:13 a.m.

    Es un análisis incompleto y totalmente ignorante de la verdad biblica. la familia no destruye al individuo , sino que por el contrario lo beneficia y eleva su dignidad.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails