julio 04, 2005

El Síntoma es más de lo que parece.


Posted by Picasa


Jores distingue entre tres tipos de enfermedades, clasificándolas de acuerdo a su etiología, patogénesis y terapia, es decir, causa verdadera, causa inmediata, causa y tratamiento. Las enfermedades de tipo A son aquellas que son causadas por agentes nocivos externos, es decir desde venenos hasta bacterias. Las enfermedades de tipo B se refieren a los padecimientos en los cuales la etiología es desconocida pero la patogénesis es clara, en estas el factor es por lo regular una súper o subproduccion de una determinada sustancia química. Por ultimo las enfermedades de tipo C se caracterizan por no tener ni una etiología ni una patogénesis claras y por lo tanto su tratamiento es simplemente sintomático.

La enfermedades de tipo A y B son las mas estudiadas por la medicina, enfermedades infecciosas, virales, envenenamientos y también problemas endocrinos, genéticos, etc. Hay un gran avance en este tipo de enfermedades, desde las pestes que azotaban a los antiguos pueblos y que ahora son controladas hasta los problemas glandulares que ahora son medicables, y en un futuro próximo hasta los desordenes genéticos parecen augurar su control y reparación.

Pero más allá de la comprensión de la ciencia se encuentran las enfermedades de tipo C, sin causa aparente, sin razón lógica de existencia. Enfermedades que tienen que ver con la alteración en la personalidad del sujeto, psicosomaticas y de síntomas dispares y sin concordancia, un verdadero misterio.

Pero bueno, el problema que veo es que la ciencia medica como cualquier otra ciencia exacta, natural, esta fincada en la racionalización lógica estricta a la que nos tiene acostumbrados el paradigma cientifista que desde el renacimiento hasta nuestros tiempos se ha venido nutriendo de discursos apologéticos, mas claro esta en el positivismo que buscaba enmarcar todo fenómeno en el modelo científico, bajo un método concreto e ineluctable.

La ciencia considera falso o inexplicable todo aquello que no puede vislumbrar a través de su método. Y lo que es peor, descarta su posible explicación y ridiculiza las explicaciones que no tengan que ver con su metodología, siempre busca que algo sea científicamente comprobable y si no es científico es sinónimo de charlatanería y falta de seriedad.

Claro que las enfermedades de tipo A y B son comprobables en origen o patogénesis, pero las enfermedad de de tipo C no tienen un origen corporal, una etiología precisa y entonces solo se atacan los síntomas. He ahí el gran error, los síntomas son atacados como si fueran la enfermedad, como si fueran el origen, y con esto el medico se pierde de la gran riqueza de información que proporciona un la fenomenologia del sujeto.

El síntoma por lo regular, marca el camino hacia el origen, la base de la enfermedad no tiene por que ser de origen histológico, también puede ser de génesis psicológica, desarrollarse por un factor alterado en la psicodinamia natural del individuo. Y aquí es donde el síntoma cobra importancia, el síntoma es la voz emergente de aquella unión mente y cuerpo, espíritu, que mas que unión es comunicación integral, que cobra forma y se manifiesta para indicar que es lo que pasa que sucede con el individuo. El síntoma es una metáfora de lo que pasa en la totalidad del ser.

Por lo tanto, si el síntoma es destruido, si su tañido es apagado, entonces el especialista pierde una gran fuente de información, porque no solo perderá el origen, sino también perderá la causa intrínseca de la enfermedad en la personalidad del sujeto.

Para las enfermedades de tipo C, opino, debería de tomarse en cuenta todos los aspectos psicodinamicos así como también la influencia social, y hasta el final el aspecto biológico, ya que el ser es un todo que funciona de manera compleja y siempre tiende al equilibrio.

Recordemos las filosofías orientales que plantean a la enfermedad como un proceso, el sujeto debe resolver hechos en su vida y la enfermedad le recuerda que no lo esta haciendo. La enfermedad es una etapa critica, pero después de cada crisis viene una etapa de renovación, de renacimiento, por lo tanto el padecimiento solo marca ese camino eterno que el ciclo vital promueve, por ellos evitar los síntomas y malentender la enfermedad solo implica que el ciclo no se cierre satisfactoriamente y que quede pendiente, pero esto afectará seguramente a los siguientes ciclos del individuo.

Pero la ciencia medica actual, medica sin cesar, se olvida del proceso y se enfoca en los fines. Padecimiento de tipo A y B tampoco están exentos a esto, una simple gripe es también un aviso, un cáncer es una metáfora de algo que sucede a nivel psicológico, incluso se podría de hablar de otras enfermedades. Por ejemplo, se me ocurre que el patrón característico del SIDA es la destrucción de la defensas corporales, quizás sea posible que esto sea una forma de emular la perdida de defensas psíquicas del individuo, sin embargo esta afirmación es muy aventurada y requeriría un mayor sustento teórico, aun así me parece un ejemplo de que la enfermedad es mas de lo que parece.

Además de todo existen afirmaciones como las de Conrad que dice: “las enfermedades son juicios que los seres humanos emiten en reacción a condiciones que existen en el mundo natural. Son esencialmente construcciones sociales, construcciones hipotéticas creadas por nosotros mismos".

2 comentarios:

  1. Excelente ensayo. ¿Qué puedo decir? Tu punto ya ha sido estudiado desde la misma perspectiva, haciendo un poco de lado a la ciencia.
    No es que esté en desacuerdo con eso, pero la verdad es que la ciencia nos ha dado todo lo que tenemos; la psicología existe gracias a que no tenemos una base igual de fuerte para explicar otros fenómenos.
    Leí un poco de Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke, en "la enfermedad como camino". No me gustó por el hecho de que toma las mismas "metodologías" que la ciencia (respecto de una única manera de explicar), se cierra pues.
    En fin, me agrada tu estilo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, creo que tienes razón nuestra base ideológica esta constituida por la ciencia, no pódennos despreciar tal legado. Pero si podemos enriquecerla, transformarla con todo el conocimiento no comprobable, metafísico, esotérico, que no es verdad que se contraponga a la razón, sino mas bien la complementa. También leí ese libro y a mi me gusto mucho, como guía flexible es una gran herramienta, pero como todo saber, tomarlo al pie de la letra lo acaba por volver un saber rígido y tiránico. Saludos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails