octubre 24, 2005

La conciencia de lo otro


Posted by Picasa

La presencia del otro en la vida es esencial, la otredad, el hecho de que hay alguien que no es el yo, implica descubrimiento y aventura, autodescubrimiento y crecimiento, es verse en un espejo y transformarse en ese acto volitivo de conciencia del otro.

La alteridad perdida, esa capacidad para ponerse en el lugar del otro, de empatia, de imaginar al otro como un yo debe ser recuperada y educada para que las conexiones de las que se forma parte sean bien comprendidas y sean, por lo tanto, aprovechadas de buena manera.

Pero hay un punto que presenta también gran relevancia y que no ha sido tomado en cuenta por la ciencia y la filosofía occidental, ni siquiera por la religión: el descubrimiento de lo otro. Con otro se quiere hacer referencia a lo que se ha considerado inanimado, sin vida, o sin conciencia superior, mientras que el otro es el humano que no es el yo, lo otro es el mundo que rodea a este ser humano, la naturaleza, el universo que lo contiene.

Religiones como el Jainismo en la India consideran que todos los seres están conectados, aun los que parecen inertes, todo ser sensible es digno de respeto. Pero ¿a que se le llama sensible? ¿Qué es un ser conciente? ¿Qué es la conciencia?.

En el libro del Génesis se relata como Dios creo al mundo, a las plantas y animales, y por ultimo al hombre (y a la mujer), y entonces a este último le dio el control sobre todos los seres vivientes. Esta es una forma de ver como el hombre actúa ante la naturaleza: solo como un objeto de explotación, y esta quizás tenga más potencialidad de lo que se piensa.

La hipótesis de Gaia, enunciada por James Lovelock y Lynn Margulis, propone que la Tierra, el planeta en el que se reside, se “comporta” como un ser viviente, como un sistema que se autorregula y que crece. El planeta es un ser viviente, un organismo que vive y se desarrolla.

También la teoría de la coevolución de Erich Jantsch propone que no solo las especies evolucionan para adaptarse mejor al ambiente, sino que el ambiente también evoluciona y lo que es mas provoca a los organismo para que estos se transformen y así el ambiente se transforma a si mismo, no se puede decir que las especies se adapten solamente, ni que el planeta se transforme a si mismo, sino que hay un cambio consensuado que implica a un todo del cual el hombre también es un elemento.

La conciencia de lo otro implica que el hombre se despoje de todo antropocentrismo, y que deje de verse como la cúspide de la evolución y de la vida y se note como un elemento mas, que no es mas importante que otros, sino que cobra importancia, su existencia, en el hecho de formar parte de la trama de la vida. Un salto hacia el panpsiquismo, porque solo se conoce la psique desde el punto de vista del humano, ¿pero quien es el hombre para decir que todo es solo como el lo percibe, solo como el lo entiende? Solo se conoce el pensamiento y la vida desde un punto de vista unilateral, pero seria absurdo decir que es el único.

La vida cobra formas, y el hombre es solo una de ellas, para que este se libre de esa conciencia individualista que lo invade, de ese narcisismo que lo carcome, es necesario que vea a los otros como sujetos primordiales de su evolución y también que tenga conciencia sobre lo otro que lo rodea, sobre el mundo en el que vive y sin el cual no podría sobrevivir: La necesidad del espejo es la necesidad de ver mas allá, hacia una totalidad de la cual se es parte.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails