noviembre 06, 2005

Epilogo para una historia de caballería

Tiempo después volvió a encontrarse con el mago y la lucha comenzó igual de cruenta que la primera vez, ahora el caballero conocía la ambivalencia y sabia que podía triunfar o perder en cualquier momento, los rayos iluminaron el cielo de nuevo y ya no hubo calma, las espadas también volvieron a sonar como estallidos y la tierra de nuevo crujió al paso de los grandes guerreros, y así la batalla comenzó y esta vez una calma oscura cubría el rostro de ambos contrincantes, satisfacción de ser completos y de conocerse a si mismos, ninguna batalla importaba mas que la propia por el saber, esta vez la lucha termino en estruendos, pero quien gano ya no intereso mas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails