marzo 15, 2006

¿Por qué el mito de la realidad? (un año y contando)


Posted by Picasa

La realidad es un mito, una ilusión consensuada que hay que desentrañar, que hay que explorar para saberla parte de nosotros y para sabernos parte de ella. El mito, el gran crimen, es anterior a nosotros, pero en un afán de perfeccionamiento, de querer concretar lo abstracto, de querer objetivar la realidad hemos caído en el vació de la realidad, el mundo es desconocido y esa es su naturaleza, es ambiguo y cambiante, cualquier esfuerzo por limitarlo traerá graves consecuencia, tales como las que vivimos. Necesitamos un cambio de visión, una nueva forma de observar, ya no sirven los espejuelos mecanicistas, es hora de un punto de vista diferente que acepte la incertidumbre como el principio, como el fin.

Veamos por partes este presupuesto. La realidad es un mito, es decir, la realidad es una construcción humana, pero no por ello se debe concebir como degradación. Hay una conciencia peyorativa contra los mitos, se les trata como irrealidades, como falsedades, como antiguas historias remanentes de un tiempo en donde todo era ignorancia. No es así. Los mitos son los contextos simbólicos de la realidad psíquica de la especie humana, tal como los sueños son el remanente psíquico de la realidad inconciente del sujeto, los mitos son los sueños de la especie y por lo tanto es necesario hacer un trabajo hermenéutico para entender sus símbolos y sus significados. Si el sujeto debe conocerse a si mismo, la especie debe también reconocer el periplo que recorre, y darse cuenta de las enseñanzas que la historia le ha deparado, y no solo la historia que narran los cronistas, la memoria conciente, sino la historia velada por los dedalos de la mente humana, esa historia laberíntica que contiene en si los verdaderos remanentes de un pasado que casi hemos olvidado.

El gran crimen es la simulación del mundo, el mundo ilusorio, pero real, que se ha configurado antes de nosotros, y bajo el signo del cual vivimos. En ese simulacro las reglas son diferentes a como las concebimos en nuestra pobre sociedad, ahí no hay acuerdos o desacuerdos con las leyes, ahí todo es como debe ser y no hay mas. Por lo tanto este espacio es el del destino del que nadie puede escapar puesto que todo intento de tergiversarlo esta contemplado en el plan eterno del que somos simples participes.

Sin embargo el mundo actual busca perfeccionar la realidad, pues el hombre intuye que no podrá controlar nunca su mundo, y por lo tanto ha optado por construir un mundo que si pueda controlar, el hombre pretende ser dios y el poder que desata no hace más que corromper su endeble alma. La realidad es irreductible e indomable, por eso el hombre debe olvidar esa vana ambición de sentido y dejarse llevar por la incertidumbre, que es la única opción de poder comprender al universo y el papel que se juega dentro del mismo.

Esto fue lo que quise hacer hace un año, pensar las cuestiones que me preocupaban, leerme e intentar entender lo que pasaba en mi campo de acción, tratar de descifrar al mundo y descifrarme a mi en el proceso, o viceversa, rescatar del mundo de las sombras a mi verdadero yo y desvanecer la mascara que me corrompía. Pero aprendí que mi sombra también soy yo, y mi mascara es parte de lo que soy y seré, que tratar de entenderme era suponer que soy estático y repetir los patrones de la sociedad.

Después de todo he crecido un poco, pero justo cuando empezaba a sentirme tranquilo, algo pasa y las sombras vuelven a emerger de un modo diferente, y creo que esta bien, pero temo y pienso en ese poema de Robert Browning:

Just when we are safest, there's a sunset-touch,

A fancy from a flower-bell, some one's death,

A chorus-ending from Euripides.

Y también pienso en esa película, en esa gran película, de Jorge Aguilera, “Seres Humanos”, cuando al final de la misma una voz en el fondo dice:

Los seres humanos emprenden largos viajes en los que con frecuencia arriesgan la vida y cuando regresan al lugar de origen apenas han crecido un poco.

Platón decía que cada cierto tiempo los planetas, los siete planetas, se destruían y volvían a reconstituirse, ahora creo comprender; apenas he crecido un poco, y ya la angustia vuelve a carcomerme. El periplo vuelve a iniciar.

2 comentarios:

  1. No se porque se demeritan los mitos, a fin de cuentas cada una de nuestras vidas son mitos, y realidades en nuestros contextos.

    Pero sí... que aburrido sería que todos supieramos "LA REALIDAD" y vivieramos conforme a ella.

    - Graif
    www.zerstorung.com

    ResponderEliminar
  2. Y al final las raices, que son la verdad y la mentira, existen entrelazadas en el arbol finito que es el mundo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails