mayo 10, 2006

Alquimia (parte II)


Posted by Picasa


La siguiente afirmación confirma la importancia del trabajo de Jung en el desciframiento de los símbolos alquímicos:

Fue el logro de Carl Jung, quien primero descifro los símbolos de la alquimia por medio del material clínico suministrado por el análisis de los sueños, y luego sobre esta base formuló el argumento de que la alquimia era, en esencia, un mapa del inconciente humano (Berman)

El trabajo de Jung se enfoca, en el caso de la alquimia, a mostrar un matiz de los conocimientos alquímicos el cual, de alguna forma, se perdió en la vorágine de la sociedad moderna. Jung propuso que la alquimia no solo no había sido una ciencia con, únicamente, propósitos materiales, como el oro y la lapis filosofal, sino que su verdadera búsqueda era el conocimiento del “si mismo” a través de los procedimientos que el ejercicio de la alquimia ofrecía a sus practicantes.

Jung ofrece en su trabajo un panorama en donde los sueños son de máxima importancia, porque a través de ellos el inconciente se manifiesta y muestra al soñador significados ocultos que necesita o necesitará para conseguir la armonía psíquica. Lo mismo que en los sueños, en la alquimia las imágenes no deben ser tomadas literales, sino que hay que desentrañar de sus formas significados mas profundos, ya que ocultan entre sus líneas información que solo se revela al que indaga con avidez en los significantes arquetípicos.

Berman ejemplifica lo anteriormente dicho y menciona: “el oro del cual ellos hablaban, no era realmente oro, sino que un estado “áureo” de la mente, el estado alterado de la conciencia que supera a la persona…”.

Sobre esto Federmann también pone varios ejemplos tal como éste: “La cuadratura del circulo simboliza la gran obra, toda vez que descompone en los cuatro elementos la caótica unidad inicial, que luego integrara a su vez a estos cuatro elementos en una unidad superior”.

Tal como lo exponen los ejemplos anteriores la alquimia esta llena de simbolismos y problemas a resolver que poco tenían que ver con los que la ciencia moderna les atribuye, y que implicaban un alto nivel de discernimiento espiritual, los problemas de los que se ocupaba esta protociencia estaban ligados al conocimiento del hombre por el hombre, tal como lo hacia la escolástica y tal como lo hacia la brujería, solo que su método era diferente, oscuro para el lego, pero de gran riqueza.

Se debe también resaltar un aspecto que Berman observa en la practica de la alquimia: “La alquimia era en primer lugar y antes que nada, un oficio, “un misterio”… [y] Como nos dice el Génesis, la creación o modificación de la materia, el meollo de todos los oficios, es la primerisima función de Dios”.

De esta idea Berman deriva que la alquimia, como otros oficios, tenia la función de ayudar a la tierra a dar los frutos que de ella, naturalmente, emanaban, como un obstetra el alquimista recibía el don de la tierra y lo ayudaba a crecer y desarrollarse, así “todos lo metales están en el proceso de convertirse en oro, […] ellos son oro en potencia” (Berman)

Si la afirmación hecha de que todo material viene de la madre tierra y puede convertirse en oro se traduce a un lenguaje psicológico, se amplia la visión del campo de acción de la alquimia a una forma, aunque vedada, de comprensión del fenómeno humano.

El trabajo de Jung es reconocido por estos autores (Berman y Federmann) como una revolucionaria manera de concebir el viejo mundo del oficio tratado, sin embargo Berman va más allá de la visión psicológica de la alquimia y afirma la naturaleza real del trabajo de los alquimistas.

Berman arguye:

La literatura de la alquimia registra que realmente se llegó a producir oro, y el testimonio no se puede descartar tan fácilmente. En un caso, Helvetius (Johann Friedrich Schweitzer), medico del Príncipe de Orange, fue testigo, en 1666, de una transmutación.

Así Berman dice que la transmutación en realidad sucedió porque “El mundo en que se practicaba la alquimia no reconoció grandes diferencias entre los acontecimientos mentales y materiales”

Por ultimo Berman afirma, y esto suena contundente, “Debido a que la materia poseía conciencia, la habilidad para transformar la primera [la materia] automáticamente significaba que uno era hábil para trabajar con la ultima [la mente].

La alquimia como proceso, se ha podido advertir, implicó la visión moderna que se tiene de ella, es decir la búsqueda de la transmutación pero también, y mas profundamente, significó una oportunidad, para los alquimistas, de investigar en las inmensidades del inconciente, y en esto las destilación de sustancias y sus efectos de alterar la conciencia ayudaron de sobremanera. Además la alquimia pertenecía a un mundo diferente, un mundo que como la brujería sabia, estaba vivo y quizás la forma de ese mundo era diferente al actual, y se podía transformar de cierta forma, los comentarios que Berman hace al respecto dejan abierta la posibilidad de que la realidad del alquimista le haya posibilitado llegar a un resultado doble, tanto en lo psíquico como en lo material, ya que la edad media se caracterizaba por una cosmovisión holista del universo en donde estos dos campos eran capaces de converger y de ser uno mismo.

5 comentarios:

  1. Ay pues que te comento camarada. La alquimia es algo en lo que no me meto pues todos esos rollos me parecen ficticios.

    Mejor no meto mi cuchara donde no se que hay, pero de que visito puntualmente, visito. Saludos.

    - Graif
    www.zerstorung.com

    ResponderEliminar
  2. Que bueno que te das una vuelta por aca, asi que Bienvenido seas Graif.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Cristian1:51 p.m.

    te felicito amigo por éste emprendimiento alternativo de transmisión de conocimiento, ajeno al academicismo aburrido tanto como a la ortodoxia editorial

    ResponderEliminar
  4. marlene11:14 p.m.

    ese tema de la alquimia es realmente interesante..jung lo que descubrio en el fondo es que el alquimista se transmutaba, se tranformaba a si mismo, en la tarea de la obtension del oro y el parecido al proceso de individuacion es asombroso..maria luisa von fraz, que fue colaboradora de jung, tiene unos libros de introduccion a los simbolos alquimicos..los recomiendo
    con cariño marlene (ojalas que tengamos pronto mas aportes suyos..alejandro)

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails