septiembre 10, 2006

Sobre algunos inconvenientes de leer

Posted by Picasa


El estudio es el cuarto en donde paso más tiempo cuando estoy en mi casa, ahí están la mayoría de los libros, pero en mi cuarto tengo un pequeño librero en donde hay poesía y algunos ensayos, en el closet, en dos estantes que deberían ser para ropa, están apilados, en varias torres, más libros, en cajas algunos, otros sólo amontonados al azar.

En el estudió, en el espacio que debería ser para leer, acomodar el libro y abrirlo, hay otros tantos libros esparcidos, se pueden ver temas varios, sociología en su mayoría, filosofía y psicología, incluso hay algunos cuentos que ya no caben en los estantes. Este mes acabo de agregar una nueva torre compuesta de los títulos que utilizaré para el tercer y último capitulo de mi tesis.

Además hay otros tantos libros desperdigados por aquí y por haya, algunas fotocopias y documentos con importancia sólo institucional.

Dice un profesor: ¡Lean!, y lo dice con tono imperativo, luego suplicante, y nos insta a sumergirnos en el “vicio” de la lectura, ¡lean lo que sea!, esto me asusta un poco, yo que me he cuidado siempre, torpemente, de no caer en la lectura de fast books.

Nunca lo he dicho a nadie, pero en realidad no me gusta leer, y no puedo imaginar a alguien al que le guste tan nimia actividad. En cambio soy curioso y me gusta conocer, podría acudir al paroxismo y decir ¡amo conocer!, y entonces ya seria una exageración; aunado a esto me gusta sentir la lentitud del tiempo, la suave y pausada brisa del tiempo, lo sucesivo. Y por mal que me parezca, la lectura, el acto de leer, contiene ambos atributos: la parsimonia y el asombro.

En el Fedro Platón cuenta (que Sócrates hablaba) sobre un dios egipcio llamado Teut que, junto al dios Thamos, estaba encargado de repartir arte y sabiduría a los egipcios, pero antes tenían que discutir sobre el valor de cada arte frente al rey. Al llegar al punto de la escritura (y se sobreentiende la lectura) Teut arguye que este arte es "una enseñanza que hará a los egipcios mas sabios y memoriosos". El rey entonces rebate a Teut y le dice que su invento provocara que se descuide la memoria por confiar sobradamente en las improntas exteriores y no en lo que se encuentra en el interior y le dice: "Inventaste, pues, no un remedio para la memoria sino para la reminiscencia". En cuanto a la sabiduría, dice el rey: "proporcionas a los discípulos su apariencia, no su realidad de verdad" luego entonces parecerán grandes conocedores pero serán grandes ignorantes. Y yo me pregunto ¿ignorantes de qué? y creo que es de ellos mismos.

En alguna parte Krishnamurti habla en contra de los hombres que han leído muchos libros y dice "El hombre ignorante no es el iletrado, sino el que no se conoce a si mismo; y el hombre instruido es ignorante cuando pone toda su confianza en los libros, en el conocimiento y en la autoridad externa para derivar de ellos la comprensión." De lo mismo ha hablado Alejandro Jodorowsky, y Carlos Castaneda también lo ha tratado en sus libros.

Leer no hace mejor a nadie, tal vez sea como George Perros dice: “retrasa el progreso de una mediocridad que nos es natural.”, pero nada más. Incluso es posible que la lectura acelere este destino mediocre en algunos de nosotros, de ahí la soberbia, la egolatría y la hybris que envuelven a algunos que se autodenominan intelectuales.

Siguiendo la cita de Krisnhmurti creo que es un riesgo hablar sobre el vicio de la lectura, ya que la desmedida fe en la razón y en los libros, su instrumento básico, nos hace olvidar otras esferas de nuestra experiencia vital, lo emocional y lo espiritual por ejemplo. Cualquier desequilibrio es peligroso porque la compensación que resulta es siempre caótica. La lectura como medio de autoconocimiento es un instrumento inestimable, pero como medio de evasión (ante la vida, ante uno mismo) resulta muy comprometido. Su defensa a ultranza se me hace que es desmedida.

Dije que no me gusta leer, sin embargo me gustan las consecuencias de la lectura: la emoción casi extática de encontrar una cita hermosa, una frase sabia, un renglón que nadie hubiera dicho mejor, o también y simplemente una palabra nueva flotando entre otras tantas quizá menos hermosas. También hay momentos en que la lectura fue un ambiente, leer en voz alta es un placer, leer en voz alta para la persona que alguna vez amaste es una mezcla de felicidad y nostalgia, la verdadera lectura se vive con otros.

Veo de nuevo el cúmulo de libros que han estado a mi alrededor por algunos años, aunque siempre estén en movimiento, y no puedo dejar de dudar sobre el valor de los mismos, ¿acaso habré desperdiciado mi tiempo, acaso habré perdido algo irrecuperable?

8 comentarios:

  1. gloria2:34 p.m.

    Que gran sorpresa me has dado hoy al decir que no te gusta leer... Es algo raro en alguien que dice devorar libros, generalmente se hace por gusto. No creo que desperdiciaras ni un solo instante de tu vida, ya que los libros son conocimientos y el conocimiento es poder. Envidio las oportunidades que has tenido. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Si creo que es raro, leer no es un gusto para mi, por otro lado es una necesidad que no puedo eludir, una amiga mía se lamentaba de no poder evitar el gasto de tiempo que para ella era comer, pero aun así comía, y mucho, aun así conservaba, conserva aun, una figura envidiable. Comer, leer, amar, son necesidades que algunos quisiéramos evitar, pero sin embargo nos resignamos y aceptamos lo fatal de nuestra condición de siempre hambrientos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Feo asunto ese de leer sin ke te guste. Amo leer, tal vez no me gusten mucho las konsekuencias de hacerlo, decia Deskartes "los ke viajan komo los ke leen, terminan siendo extranjeros en su propia terra". Pero si no te gusta el habito, Por ke hacerlo? Konkuerdo kon eso de ke la "inteligencia" no se mide kon el kumulo de konocimientos adkiridos a traves de la lektura. No me gusta la soberbia de los "intelektuales de banketa, de kaguama". No puedo ubikar mi vida sin los libros, pero se ke no lo es todo, leo komo desesperado, pero me doy el tiempo de vivir, de salir, de disfrutar en el mundo esas kosas ke un libro jamas te dara; el kontemplar la belleza de la desnudez de una mujer a tu lado, la komparsa, el despertar en otro paìs, pero son kosas ke se komplementan de una manera excelente kon la lektura y la eskritura. Esta es humildemente mi opinion, saludos!

    ResponderEliminar
  4. Borges dice mejor esto que me acusa: "Vida y muerte le han faltado a mi vida. De esa indigencia, mi laborioso amor por estas minucias". Tampoco me gusta la vida, pero soy cobarde y dentro de mí hay una horrible necesidad de existir. Leer, en mi caso, es como tener sed, no aprecio la necesidad, pero nunca la podré satisfacer, esto me posee y yo no soy libre de lo que me sucede. Digamos que como Sísifo cargo la piedra inexorable y la asumo como mi único destino, tal vez no me guste leer, pero es lo único que no me ha abandonado.

    Saludos Sergh!

    ResponderEliminar
  5. No me gusta leer, porque al tiempo me da sueño, pero de que otra manera puedo conocer lo que no he conocido, lo que no he vivido, lo que quisiera conocer, vivir e identificarme con las situaciones ya conocidas por mi? y mas, de que otra manera consigo el diferenciarme de los que les agrada talvez pero no se dan el tiempo de leer? jajaj! o de los que ni les agrada ni les importa, ni lo odian hacer, sino todo lo contrario,.. bueno ando medio ebrio, salud por los lectores a huevo!!! de ellos es el mundo, porque saben para que lo estan haciendo.

    ResponderEliminar
  6. Alashia3:13 p.m.

    Creo que sé de algunas de las cosas de las que hablás... mi vida está signada por ese desequilibrio emocional que causa tanta lectura... muchas veces lloro por eso, pero otras me pregunto que sería yo sin los libros...
    Pero a mi me gusta leer, aunque tal vez sea también por esa cosa de saber, de entender, de ver más allá de mi... no se... aunque no, también son los libros en si mismos... me gusta tocarlos, mirarlos, olerlos... preguntarme que siente la gente al leerlos...
    y nada se compara a la sensación de encontrar un original antiguo...

    ResponderEliminar
  7. Comparto de alguna forma ese placer del que hablas, pero hay una seria brecha entre vivir para leer o leer para vivir, a veces uno confunde uno con otro, pero la diferencia estriba entre el cielo y el infierno, aunque a veces también estos se confunden.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails