enero 01, 2007

Alunece


















Grande incandescente duerme rojo, mientras triangular deforme oculta redondo iridiscente. Abajo la verde llana guarda, entre sus largos enhiestos, pequeñas frágiles perfumadas y cortas planas flexibles. Gruesas manchadas rumian desconfiadas bajo altas humeantes multiformes, y furiosos alados flotan en la extensa carmesí. Un suave eufónico parece menguar cuando la occidua linear emerge de los brunos piramidales.

Mientras tanto, nimios redondos brillan desde ahuecados profundos, se han visto acuosos tumultos salir intempestivos de hollados sibilinos, pero esta oscura y hermosa evanescente, no mirará hoy la amarga, y lívida, facial dolorida.

Una lejana reluciente nace de la infinita negritud del inefable escalonar celeste, humosos traspasan las móviles rectas de los circulares medidores de instilantes sucesivos, y entonces fluye la argéntea probidad flagrante, mansamente alunece.


Silas Haslam, Historia de una tierra llamada Uqbar


2 comentarios:

  1. Un mundo de adjetivos, maravilloso. La descripcion en lugar del concepto facilita la imaginacion y descubre las carencias de la definiciones. Siempre encuentro un tesoro al pasar por aqui.

    ResponderEliminar
  2. Y es más difícil de lo que parece escribir algo así, uno se acostumbra a nombrar las cosas, y luego se procede a la valoración, es decir, se les categoriza y luego se les juzga más detenidamente. Dicen que Dios es el verbo, así que si queremos llegar a él habrá que convertir nuestra vida en una constante actividad. Definitivamente ya no debo leer tanto a Borges.

    Saludos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails