marzo 30, 2007

Fragmentos de un evangelio apócrifo


Los deberes me traen últimamente pies de cabeza, final del modulo en el diplomado, último capitulo de la tesis, plan de trabajo en el trabajo, por lo que me disculpo, ante mi mismo y ante quien lea este blog, si el contenido mengua en frecuencia, espero que no sea así. Actualmente leo un libro muy interesante se llama “El retorno de los brujos” es de Louis Pauwels y Jacques Bergier, ellos tratan hipótesis extrañísimas sobre diversos fenómenos ubicados en el campo de estudio de las pseudociencias. Me agrada mucho el enfoque de estos investigadores, pues no pretenden imponer estas ideas como dogma sino que se esfuerzan en que dichas hipótesis malditas no se pierdan y algún día puedan ser estudiadas con seriedad para desentrañar el resquicio de utilidad que pudieran contener. Las referencias son también muy ricas, desde Machen hasta Borges, en fin es un libro muy ameno y ya hablaré de él en un futuro próximo.

Por lo pronto, y ya que ando escaso de ideas, dejo un decálogo escrito por Borges, con puntos controversiales e incluso contradictorios, pero que son parte de la riqueza de este gran autor.


3. Desdichado el pobre en espíritu, porque bajo la tierra será lo que ahora es en la tierra.
4. Desdichado el que llora, porque ya tiene el hábito miserable del llanto.
5. Dichosos los que saben que el sufrimiento no es una corona de gloria.
6. No basta ser el último para ser alguna vez el primero.
7. Feliz el que no insiste en tener razón, porque nadie la tiene o todos la tienen.
8. Feliz el que perdona a los otros y el que se perdona a si mismo. Bienaventurados los mansos, porque no condescienden a la discordia.
10. Bienaventurados los que no tienen hambre de justicia, porque saben que nuestra suerte, adversa o piadosa, es obra del azar, que es inescrutable.
11. Bienaventurados los misericordiosos, porque su dicha esta en el ejercicio de la misericordia y no en la esperanza de un premio.
12. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ven a Dios.
13. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque les importa más la justicia que su destino humano.
14. Nadie es la sal de la tierra, nadie, en algún momento de su vida, no lo es.
15. Que la luz de una lámpara se encienda, aunque ningún hombre la vea. Dios la verá.
16. No hay mandamiento que no pueda ser infringido, y también los que digo y los que los profetas dijeron.
17. El que matare por la causa de la justicia, o por la causa que el cree justa, no tiene culpa.
18. Los actos de los hombres no merecen ni el fuego ni los cielos.
19. No odies a tu enemigo, porque si lo haces, eres de algún modo su esclavo. Tu odio nunca será mejor que tu paz.
20. Si te ofendiere tu mano derecha, perdónala; eres tu cuerpo y eres tu alma y es arduo, o imposible, fijar la frontera que los divide.
24. No exageres el culto de la verdad; no hay hombre que al cabo de un día, no haya mentido con razón muchas veces.
25. No jures, porque todo juramento es un énfasis.
26. Resiste al mal, pero sin asombro y sin ira. A quien te hiriere en la mejilla derecha, puedes volverle la otra, siempre que no te mueva el temor.
27. Yo no hablo de venganzas ni de perdones; el olvido es la única venganza y el único perdón.
28. Hacer el bien a tu enemigo puede ser obra de justicia y no es arduo; amarlo, tarea de ángeles y no de hombres.
29. Hacer el bien a tu enemigo es el mejor modo de complacer tu vanidad.
30. No acumules oro en la tierra, porque el oro es padre del ocio, y este, de la tristeza y del tedio.
31. Piensa que los otros son justos o lo serán, y si no es así, no es tuyo el error.
32. Dios es mas generoso que los hombres y los medirá con otra medida.
33. Da lo santo a los perros, echa tus perlas a los puercos; lo que importa es dar.
34. Busca por el agrado de buscar, no por el de encontrar . . .
39. La puerta es la que elige, no el hombre.
40. No juzgues al árbol por sus frutos ni al hombre por sus obras; pueden ser peores o mejores.
41. Nada se edifica sobre la piedra, todo sobre la arena, pero nuestro deber es edificar como si fuera piedra la arena...
47. Feliz el pobre sin amargura o el rico sin soberbia.
48. Felices los valientes, los que aceptan con animo parejo la derrota o las palmas.
49. Felices los que guardan en la memoria palabras de Virgilio o de Cristo, porque éstas darán luz a sus días.
50. Felices los amados y los amantes y los que pueden prescindir del amor.
51. Felices los felices.


Jorge Luis Borges


2 comentarios:

  1. Anónimo9:53 p.m.

    Soberbio insolente impertinente como lenon

    ResponderEliminar
  2. Genial , visionario, armonioso y místico !! Por siempre tu obra en nuestros corazones.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails