julio 16, 2007

La perpetua repetición




Ahora que leo a Cioran me da un poco de miedo, no es que él diga cosas monstruosas, que las dice, sino que algunas cosas que yo he dicho, y que esperaba decir, me doy cuenta, ya estaban en su discurso. Es tremendo sentirse precedido por alguien más, porque uno siente que la vida propia es singular e irrepetible, que por eso mismo vale la pena vivirla, pero cuando caemos en la cuenta que no hay nada nuevo bajo el sol, todo se derrumba, las aves nocturnas de la desesperación arrebatan la poca cordura que un ser puede mantener.

Yo me he sostenido en mi refreno hacia el concepto de realidad, mi certeza de que el mundo es un sueño me había mantenido despierto. Y he revisado con avidez textos malditos que proclamaban la sin razón, el despecho por lo concreto, la soledad; y encontraba lugares comunes, acaso referencias útiles, admiraba el odio hacia el ruido de las personas, admiraba el vértigo que antecede a la nada.

Pero Cioran, apenas me ha mostrado unas páginas y siento que ya ha dicho todo, que incluso su silencio es revelador. Desde ahora hablar será una guisa de la agonía, pues mis palabras las sabré ya pronunciadas, mi aliento utilizado por otra boca, mis angustias superadas por una angustia más basta. Me pierdo en la sombra de una sombra, en los pasillos oscuros de una mente lucida y terrible. Qué me depara el destino sino la ineluctable iteración.


****

Por otro lado, he leído una pequeña, pero muy hermosa, entrada en un blog al que me gusta acudir de vez en cuando, vale la pena leerla:

Nota al margen: ¿Todo de cuerda?


****

Por cierto, si alguien tiene curiosidad sobre que libros de Cioran he estado leyendo, estos son Breviario de podredumbre en editorial Taurus y sus Cuadernos 1975-1972 en Tusquets.


****

Por último, he visto una película completamente nefasta, se llama El secreto, un pseudo documental terrible, un infomercial de hora y media, pensé que después de What the bleep do we know no podría ver algo más doctrinario, ni una tergiversación tan abyecta del misticismo, pero ahora veo que me equivocaba, espero en breve escribir algo sobre eso.



6 comentarios:

  1. Emile Michel Cioran, tiene un gran credito al no considerarse escritor ni filosofo, pero sus escritos y pensamientos desmuestran lo contrario, aunque el tiene bases para desmostrar que no lo es...no se como le hace, pero, sus obras son parte de la contradiccion misma, y lo hace muy bien...

    Saludos.
    Buen lunes.

    ResponderEliminar
  2. No pues si, esa paradoja marea bastante. Y es que el hombre es una contradicción en dos pies.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Stavrogin2:34 a.m.

    En su antiutopismo, en su esteticismo y en su pretendida ambigüedad, Cioran es de los pocos pensadores que bien podría ser calificado de auténtico posmoderno.

    En él sí hay una paradoja auténtica, bella, lúcida. Renunciando a todo academicismo, a todo sistema, a toda lógica, Cioran penetra en la literatura sin renunciar a la filosofía.

    Cioran tenía los elementos para haber sido un místico, pero su excesivo cinismo se lo impidió. Y creo que esa es precisamente su gracia: el haber mostrado siempre esa extraña pero deliciosa sensación de impotencia, de querer-y-no-poder, de no ser capaz de envolverse en el sueño.

    También es delicioso su estilo, como decía el otro día. Utilizaba la forma de los grandes moralistas franceses de la ilustración para decir justamente lo contrario: que no hay verdad, que no hay sentido, que todo es absurdo, que todo es contradicción.

    Por lo demás, Alejandro, no creo que sea tan terrible comprobar que lo que tú piensas ya pasó por la cabeza del maestro Cioran. Yo me lo tomaría como una coincidencia muy gratificante.

    Un abrazo,
    Stav

    PD: Curiosamente, en mi blog también hay una serie dedicada a Cioran, incluyendo dos artículos encabezados con la misma foto que utilizaste tú. Curioso...

    ResponderEliminar
  4. Lo de que tus ideas coincidan con las de ciertos filósofos, más que como una coincidencia, lo veo normal, al fin y al cabo todo el mundo reflexiona acerca de su propia naturaleza.

    Yo concibo a (la mayoría de) los filósofos como "historiadores del pensamiento", pues, transcriben al papel formas de pensar que, aunque para ellos fueran nuevas, probablemente ya pululaban por el "ideaespacio" siglos atrás.

    ResponderEliminar
  5. Stavroguin: Oye voy a checar esas entradas en tu blog, no me había dado cuenta. Cada vez avanzo más en el pensamiento de este autor y cada vez me gusta más, tienes razón su estilo conforma gran parte de su encanto, al menos el estilo que trasluce a través de la traducción.

    Saludos.


    Intramuros: Tienes razón, creo hay mucha soberbia en pensar que puedo ser original, al final mi camino hasta ahora no ha sido sino la repetición de algunos autores a través de un conveniente olvido. Toda novedad es olvido, decia algun filosofo.

    Buen día.

    ResponderEliminar
  6. Alejandro, he recopilado en una misma "categoría" algunos artículos que escribí en su momento sobre Cioran (o inspirados por Cioran).

    Confieso que llegué a proponerme algunos escritos más ambiciosos a propósito de este genial personaje, pero finalmente abandoné el proyecto al darme cuenta de que en un blog es difícil encontrar los comentaristas adecuados.

    Ahí va el enlace, y gracias infinitas por mostrar interés:

    http://www.espacioblog.com/extranjero/categoria/cioran

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails