noviembre 16, 2007

Diálogo sobre la totalidad y sus partes




Hombre 1: “El todo no es igual a la suma de sus partes”


Porque al interactuar, cada parte desarrolla nuevas propiedades que se manifiestan, por fin, en el todo. Por tanto en el todo se desarrollan características que las partes por sí solas no podrían generar.


Hombre 2: “El todo es diferente a la suma de sus partes, pero no más complejo”


Y es que al relacionarse las partes, algunas de sus funciones son cesadas en beneficio de la totalidad. Dicha represión funciona a favor de la mejor coherencia del todo que se suscita. De otro modo tendría que lidiar con demasiadas contradicciones y paradojas. Por ello no se puede asegurar que el todo sea mayor o más complejo que sus partes, únicamente es diferente.


Hombre 3: “El todo y las partes son iguales”


Pues el todo y las partes conviven en las dimensiones espaciales y en la dimensión temporal de nuestro universo. Todo espacio y todo tiempo son infinitamente divisibles. A causa de ello el todo y las partes también son infinitamente divisibles y, bajo esta óptica, lo que es infinito también es igual.


Hombre 4: “El todo y las partes son incognoscibles”


Ya que “todo” y “partes” son meros conceptos, es decir, palabras que pretenden hacer comprensibles una serie de objetos, pero al final no dejan de ser un conjunto de códigos y nunca los objetos que representan. El mundo no es experimentable en sí, sólo perceptible.


Hombre 5: “El todo y las parte no existen”


(Un viento frio rondó las habitaciones vacías, y pronto ese viento y esas habitaciones tampoco ya eran.)




15 comentarios:

  1. De acuerdo con lo que dices ¿cada uno de los cinco hombres podría tener la razón o serían posiciones irreconciliables?

    ResponderEliminar
  2. Yo me quedo con una fusión entre el enunciado 4 y el 5: El todo y las partes son un modelo para describir la realidad, cuya configuración depende de las necesidades descriptivas para las que fue creado dicho modelo.

    Por ejemplo:¿Qué es un hombre? ¿Cuerpo y alma?¿Cabeza, tronco y extremidades?¿Carbono,agua y oxígeno?...

    ResponderEliminar
  3. Kyboy:

    Creo que cada uno podría tener la razón, depende del punto que se le observe cada afirmación es correcta. Pero la última es quizá la única que es totalmente correcta.


    Intramuros:

    Yo también me quedo con esos dos últimos puntos, aunque el quinto es quizá solo accesible vivirlo fidedignamente a los santos o a los muertos, no a nosotros.

    ResponderEliminar
  4. Yo diría más bien, como en el punto 4, que separar el todo en partes es una necesidad del lenguaje pero que no tiene porque definir ninguna realidad. Para mí el todo siempre es más que la suma de las partes y más complejo, en el sentido de que manifiesta propiedades que las partes por sí solas no manifiestan. Es lo que según la teoría de sistemas se conoce como propiedades emergentes, como por ejemplo la conciencia.
    Muy interesante tu blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Concuerdo contigo. Y sobre lo de la teoría de los sistemas creo que esta bien, pero lo refutan los puntos 2 y 3, por ello la conciencia también podría presentarse en sistemas “menos complejos”.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, es que en realidad creo que los puntos 2 y 3 son refutables:
    - el todo siempre es más complejo, no sólo porque presente propiedades que no manifiesten las partes, sino también porque incluye a las partes; una célula no deja de ser tal y su funcionamiento no es menos complejo porque forme parte de un organismo pluricelular o un átomo de oxígeno de deja de ser tal y su estructura igual de compleja por formar parte de una molécula de agua.
    - En cuanto al punto 3 tengo una objeción; no es cierto que dos conjuntos de elementos infinitos sean iguales. Me explico: para comprobar si dos conjuntos tienen el mismo número de elementos, un método muy sencillo es emparejar elementos de uno y otro conjunto y ver si en alguno de ellos sobran elementos que quedan sin emparejar. Aunque dos conjuntos sean infinitos, y aunque suene paradójico, uno de ellos puede tener más elementos que el otro. Imagínate emparejando el conjunto de todos los números naturales con el de los números enteros que incluyen todos los naturales más los negativos. Así que existen infinitos con más elementos que otros y por tanto no son iguales.

    En fin, que me encanta haber encontrado un sitio donde reflexionar con otros de todo esto y espero que este comentario no haya sido un martirio.
    El tema es de verdad interesante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Claro que no ha sido un martirio tu comentario, al contrario me ha puesto ha pensar bastante, gracias por eso.

    ResponderEliminar
  8. Al respecto puede ser aclarador el modelo de “holones” propuesto por Ken Wilber.

    ResponderEliminar
  9. De acuerdo Kyboy, de hecho estaba pensando que es el único modelo que podría refutar la progresiva complejidad, ya que la holoarquía no es como la jerarquía común, sino que ahí todo es igual porque todo es una totalidad de acuerdo al espacio y momento referencial. Un piedra es un holon al igual que una sistema planetario, semejantes en su expresión de una realidad que las abarca a ambas. Por ahora no estoy muy seguro, y más porque mi argumento básico para la no jerarquía de los sistemas estaba en el concepto de infinito, pero pola tiene razón hay infinitos mas grandes que otros, eso lo dijo Cantor, asi que por ahora aun estoy algo atorado.

    ResponderEliminar
  10. Os dejo aquí un texto de Ken wilber que trata sobre la holoarquía y que a mi entender no se opone al hecho de que los holones más abarcantes presenten una complejidad creciente. Dice así:

    "En cualquier secuencia evolutiva de crecimiento, cuando emerge un estadio, u holón, más abarcador, termina incluyendo las capacidades, pautas y funciones propias del estadio anterior (es decir, de los holones previos) y les agrega sus propias (y más abarcadoras) capacidades. En este sentido - y sólo en éste - los holones nuevos son más abarcadores, “más elevados” y “más amplios”. Sea cual fuere la importancia del valor de los estadios previos, el nuevo estadio los engloba a todos pero también les añade un nuevo elemento (una capacidad más integradora, por ejemplo) y ese “algo más” es “un valor extra” relativo al estadio previo (y menos abarcador). Esta definición crucial de “estadio superior” - que fue introducida por primera vez en Occidente por Aristóteles y en Oriente por Shankara - ha sido absolutamente central en la filosofía perenne desde entonces. Como dijo Hegel en primer lugar y han repetido después de él todos los evolucionistas, cada estadio es adecuado y válido, pero los estadios superiores son más adecuados y, sólo en ese sentido, más valiosos (lo cual siempre significa más holistas).

    Pero más allá de esto, la preciosa idea de que cada cosa de este mundo representa de algún modo en realidad el todo, se encuentra por ejemplo en la obra de Giordano Bruno para quien uno es el ser, la materia, la forma, el acto o el alma, el principio inherente al mundo que forma y da figura a lo que existe, actuando continuamente en todo y por entero. En relación a si es posible algún cambio, Bruno proponía que no hay cambio que busque otro ser, sino otro modo de ser; así cada cosa tiene todo el ser, pero no todos los modos de ser.

    Disfruta del atoramiento. La incertidumbre es el suelo fecundo del que puede surgir algo nuevo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Perdón! Se me ha olvidado cerrar las comillas. El texto de Wilber termina con el párrafo cuando dice "lo cual siempre significa más holistas".

    ResponderEliminar
  12. Habrá que recordar que Wilber no es el creador del termino, pero si es el que mas dice, aun así hay alguna omisión que es pertinente aclarar, y que sin embargo no resuelve el problema por completo, por ello no la había señalado. Si bien es cierto que una totalidad abarca a sus partes, en el texto Wilber olvida eso lo que en el punto 2 está escrito: Las propiedades que se pierden al formar parte de un todo no se recuperan en el todo necesariamente. Eso es visto claramente en el fenómeno individuo-masa, en donde la masa pierde atributos que el individuo si posee en soledad. Ahora si tu argumento fuera cierto, nosotros que somos parte de un sistema mayor como lo es el ecosistema terrestre, dotaríamos de conciencia a este sistema. Pero no es así, la conciencia es algo que surge en nuestra totalidad pero que no existe en otras totalidades (mayores o menores) tal como la concebimos, en sistemas “más” abarcativos se pierde tal atributo. ¿Qué es más complejo la mente o la dinámica del universo?. Sabemos sin embargo cual es más abarcativo, o quizá no.

    La teoría del bootstrap, por ejemplo, dice que las partículas no se pueden jerarquizar de manera común, pues las relaciones que estas mantienen sólo son significantes como relaciones en sí, es decir que las partes siempre son parte de un todo, o en otras palabras que las partes incluyen al todo, no existe el uno sin el otro. Capra lo dice así: “cada partícula esta compuesta de todas las demás partículas”. Tal como en un holograma en donde un fragmento contiene la información del todo. Esto nos lleva a la teoría holográfica del universo y de la mente propuesta por Bohm y por Pribram respectivamente. Y esto también nos lleva a un punto que no incluí en el post y que podría decir esto: Las partes contienen al todo. La propiedades protomentales podrían ser un ejemplo de ello también.

    ResponderEliminar
  13. Es cierto lo que comentas sobre el punto número dos. No lo había visto así, gracias por la aclaración.
    En cuanto a la teoría del bootstrap, yo también la leí en un libro de Capra y me pareció realmente fascinante a la par que lógica porque ¿por qué debería haber un pilar último fundamental? Es una idea hermosa la de que cada partícula contenga a las demás y llegue un punto en que más que las partes lo primordial sean las relaciones entre estas. Es como una realidad fractal donde si sigues ampliando la imagen, vuelve a aparecer el dibujo completo en cada una de sus partes. A pesar de mis comentarios yo también comparto esa idea, sólo que no estaba totalmente de acuerdo todas las afirmaciones de los cinco hombres de tu texto.
    Una imagen preciosa de la tradición hindú que seguro que conoces e ilustra bien esta concepción es la de la red del dios Indra. Se dice que está hecha completamente de joyas y que cuando se mira a la faceta de cualquiera de ellas pueden verse en su superficie todas las demás joyas de la red reflejadas.
    Tal vez fuera también esta idea la que quería expresar William Blake en uno de sus poemas que dice:

    "Para ver el mundo en un grano de arena,
    Y el Cielo en una flor silvestre,
    Abarca el infinito en la palma de tu mano
    Y la eternidad en una hora".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Leí ese fragmento del Sutra, el que habla de Indra, en la Conspiración de Acuario y tienes razón, esa idea es bellísima, aunque no he podido encontrar nunca ese Sutra del que Ferguson habla. Ahora veo que hemos leído algunos libros en común, que bueno que así sea.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Muy interesante la "conversación" esta. Pena que me la haya perdido en directo.

    Solo quisiera comentar mi discrepancia con vuestro concepto de "infinito", que creo que no es más que una construcción humana para explicar "a nuestra manera" realidades que nuestro cerebro es incapaz de comprender. Si os fijais, el infinito solo aparece en los mitos y en las matemáticas, nunca en la naturaleza. De hecho, la consistencia misma del universo según la física que conocemos tiene como condición necesaria su propia finitud.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails