marzo 08, 2009

Cuatro años de "El mito de la realidad"



Irregular, impreciso, llega el cuarto año de esta bitácora, que quizá no ha sabido tener la constancia que podría.

Es muy posible que las entradas de este blog no trasciendan por su forma ni por su contenido, pues son presa de todas las mendicidades técnicas de su autor. Es posible que haya cometido todos los errores posibles en la tarea de la escritura y que las ideas aquí vertidas no sean sino pasajes frágiles y sin utilidad para la historia del saber. Está bien que así sea.

Pero a mí, la labor liviana e informal de escribir las líneas que aquí están plasmadas, me ha resultado didáctica y dolorosa, porque la verdad siempre es dolorosa. He aprendido que las ideas cambian y que lo que ayer pensaba hoy lo refuto, y que quien fui no volverá a ser. Afirmar por tanto es un error que cometeré de manera culposa de aquí en adelante.

También he atestiguado mi propia debilidad argumental, el miedo a equivocarme, la rigidez al sentenciar. Soy sumamente inflexible y dueño de necedades que se contradicen. He aprendido que soy intolerante, prejuicioso, y aunque a veces es necesario serlo no siempre es la ocasión.

Este es un camino que no termina en este espacio, pero que también termina aquí.

Una amiga me preguntó qué me motivaba a tener esta bitácora, y yo no atine si no a contestarle algo como esto:

“Me motiva el ansia de reconocimiento, la soberbia, el afán de exhibicionismo, la obsesión de algunas ideas, la indigencia de no saber más que teorías, algunos temas recurrentes y que me interesan, el afán de conocerme y dar coherencia a mi mundo, la belleza de las palabras concatenadas unas con otras y ese sonido hermosísimo que resulta de un lenguaje homogéneo y de la mezcla heterogénea de sus diversos individuos.”

En suma, esto es un ejercicio de egotismo. ¿Pero qué labor humana no lo es?

El mito de la realidad. La realidad es falsa como criatura concreta y estable. La realidad es un relato que es menester contarse unos a otros para sustentarlo. La realidad es un mito. Pero los mitos son reales, dueños de una verdad que acaece en el ámbito de la ceremonia y el sacrificio, de lo sagrado. Dioses nos forman y los mitos son nuestros recuerdos de aquellos tiempos seminales, que aun siguen sucediendo. La realidad es real sólo cuando se mitifica.


5 comentarios:

  1. Compañero, lo felicito por estos cuatro años. Me saco mi sutil sombrero virtual.

    Usted se conoce, sabe de sí, como los árboles, las plantas, los animales...El conócete a tí mismo de Sócrates debe reposar alegre en los rincones de este blog.

    La verdad es dolorosa sólo una vez y no tiene por qué serlo más veces que una.

    Seguramente, habrá cambiado verdades y fabricado otras en estos cuatro años. ¡Wow! Parece tanto tiempo y sin embargo no es más que otro abrir y cerrar de ojos.

    Yo llevo un mes y medio recién en mi blog =D .

    Bueno, lo felicito y lo aliento a que siga así. Un saludo afectuoso en la distancia que no existe.
    Addax.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Addax, veras que el tiempo vuela, veras que el tiempo, como la distancia, no existe, y unos meses son lo mismo que muchos años y viceversa. Espero tu también sigas con este pasatiempo.

    ResponderEliminar
  3. Qué barbaridad, cuatro años. Para mí no hay duda de cuán útil es escribir las cosas (en un blog, o en donde sea) para aclararse a uno mismo sus opiniones.

    Sí es cierto que el género blog (si podemos llamarlo así) es de lo mas egocéntrico o incluso ególatra que hay, pero uno puede considerarlo como un altar en el que uno le hace pequeños sacrificios a su ego tirano, para que no joda. Y ya habiendo quemado fiebre de halagar al ego, salir al mundo en que uno no interactúa con teclado y ratón, a conocer y cambiar con más libertad.

    Felicitaciones por la perseverancia, y ojalá que siga por ahí el blog para pasar a visitar.

    ResponderEliminar
  4. Hey...me agrada este blog...y lo encontre de suerte, me gusta todo lo que he podido leer y ver.
    Es cierto, la realidad para cada uno puede ser en un instante, pero tenemos que tener la esperanza de que todas nuestras verdades pasajeras pueden contriubuir al encuentro de una realidad concreta, al encuentro de la verdad absoluta que la humanidad tanto busca por medio de la filosofía.

    ResponderEliminar
  5. Lanark: gracias por la felicitación, y a seguir sacrificando a ese ego, o mejor a seguir sacrificando el ego.

    Ariadne Dreky: Me alegro que te guste, últimamente no he actualizado, pero quedan los posts pasados. Saludos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails