marzo 16, 2011

Psicológicamente cristianos


"Sin importar dónde te encuentres en el mundo occidental, eres psicológicamente cristiano y tu mente y tus actos están marcados de forma indeleble con el signo de la cruz. El cristianismo nos rodea: está en las palabras que pronunciamos, en las maldiciones que proferimos, en las represiones que fortalecemos, en el aletargamiento que buscamos y en los residuos de asesinatos religiosos de nuestra historia. Los judíos asesinados, los católicos asesinados, los protestantes asesinados, los mormones asesinados, herejes, desviacionistas, librepensadores… Una vez que sientes que tu alma es distinta al mundo de allá afuera, que la conciencia y la consciencia están alojadas en esa alma, que no esta fuera del mundo, una vez que sientes que incluso el gen impersonal y egoísta está individualizado en tu persona, eres, psicológicamente, cristiano. Desde el momento en que tu respuesta inicial a un sueño, una noticia o una idea sea la división moral entre el “bien” y el “mal”, psicológicamente eres cristiano. Al sentir el pecado en conexión con tu carne y sus impulsos, de nuevo, eres cristiano. Cuando una corazonada se vuelve realidad, un desliz es tomado como augurio y confías en los sueños únicamente para sacudirte esos indicios que no son más que “superstición” (pues se prohíben formas no-doctrinales de comunicación con lo invisible, exceptuando a Jesús), entonces eres cristiano. Cuando haces a un lado los libros y el aprendizaje, y en su lugar exploras tus sentimientos para buscar respuestas simples para preguntas complejas, eres cristiano, pues el Reino de Dios y la voz de Su verdadera Palabra son interiores. Si tu psicología hace uso de nombres como ambivalencia, ego, débil, escisión, quiebra… fronteras vagas y mal definidas para condiciones del alma, temibles y oscuros trastornos, una vez más eres cristiano, pues en esos términos reside la insistencia en una autoridad unificada, poderosa y central. Si crees que los mas nimios eventos en las historia van en alguna dirección y apuntan de alguna forma a una evolución, si crees que la esperanza es una virtud y no un delirio, eres cristiano. Eres cristiano también cuando confías en la resurrección de la luz, y no la tragedia y la simple mala suerte, está detrás del infortunio humano. […] somos historia encarnada..."

James Hillman

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails