abril 28, 2005

Los espejos

El reloj marcaba las 8:00 a.m. y el día apenas comenzaba. Aun con el sopor sobre el cuerpo trató, lentamente, de abrir los ojos, los parpados aun pesaban. Se despabilo, apago la alarma del despertador y espero un momento antes de incorporarse.


La mañana era gris, como son acaso los amaneceres precedidos por una leve tempestad. El frió llegaba hasta los huesos a tal punto que la sangre parecía congelarse dentro de las venas.


Se quedo sentado un instante en la orilla de la cama, espero a que el hormigueo en sus dedos desapareciera y pensó, mientras tanto, como muchas otras veces, en lo que había ocurrido el día anterior y en el día anterior a ese, y aun en el anterior a ese otro, y así sucesivamente. Con indiferencia noto que todos los días eran el mismo día, no había variedad desde hace mucho tiempo.


Se preparo para asearse y entonces, de nuevo el horror. Frente a él, en el espejo había un desconocido, esta imagen se movía igual a él, replicaba sus gestos, pero no era él, lo sabia, era alguien mas, el reflejo de otro, y aunque ya estaba acostumbrado no pudo evitar sentir ese malestar en el estomago que siempre le provocaba la imagen de los espejos.


Termino de asearse y fue al comedor, y con un profundo miedo, se planto frente a un espejo que estaba colgado sobre un viejo sillón. Nada, de nuevo una imagen desconocida, diferente a la que veía en el baño eso si, pero desconocida al fin y al cabo.


Al salir de su casa, con esa tristeza lánguida de los desposeídos, se resigno a enfrentar de nuevo al mundo. Después de tanto tiempo ya no se recordaba a si mismo, solo podía recordar a los rostro en los espejos. Y el mundo era inefable y no tenia en el un lugar propio. Y como cada mañana antes de despertar al engaño, se resigno calladamente a ser, de nuevo, un simple desconocido.



abril 25, 2005

Bebo la luz

Bebo la luz
en el vaso de la noche
mientras el viento gira
entre los árboles nocturnos
moviendo dulcemente
sus cansadas ramas.

Sorbo el silencio
de la noche amarga
mientras la luz del día
sube por las estrellas
y una a una las apaga.

Voy libando el dulce néctar
de aquel umbrío panorama,
voy llenándome de ausencia
mientras el sueño diurno me reclama.


Alejandro Chavarria Rojo

abril 24, 2005

Libertad y existencia



¿Somos seres completamente libres?, no lo creo, la libertad como el “hacer lo que se quiere hacer” o decir si y no indistintamente en cierta situación es algo que hasta cierto punto está mediado por la relación del sujeto con su entorno. Somos libres de lo que hacemos mas no de lo que nos sucede, es decir, la libertad sólo surge de una determinación de sucesos, la libertad tiene origen en la falta de libertad a la que está sujeto el hombre.

La libertad en si sólo es posible vivirla en su máximo esplendor, o en su máxima potencia en forma individual, el sujeto como único en su mismidad puede ser todo lo libre que desee, la libertad psicológica es suya totalmente, puede pensar lo que quiera y hacer lo que quiera para el mismo. Aunque esto también denota una forma de idealismo, porque las personas regularmente piensan no lo que quieren, sino lo que quiere la sociedad y hacen lo que la sociedad les permite hacer, lo que las normas, o sea la moral, les deja realizar. Por ello la libertad es tan sutil que a veces uno se olvida de su existencia, sin embargo existe. Sartre llamaba “mala fe” a aquella actitud que pretendía que la persona evitara su libertad, porque para el la libertad era una fatalidad, una imposición (esto prueba mi hipótesis del origen de la libertad, citada al final del primer párrafo), se es libre por que se existe, y se existe por mera casualidad. Sin embargo, esta concepción en extremo individualista excluye la vida social del sujeto, esto es comprensible si se nota que para Sartre no había tal vida social.

La concepción sartreana de libertad es correcta, a mi manera de ver, pero solamente hasta ciertos límites, estos límites son los que están marcados por la relación interpersonal. Otro filosofo que habla de la libertad es Fernando Savater, el también dice que solamente somos libres de lo que hacemos con lo que nos pasa, y pienso, que deja pasar por alto esta proposición y enfatiza el valor de la libertad como si existiera en toda situación.

Por lo tanto, la libertad existe en forma individual, plenamente, y va decreciendo conforme el nivel de relaciones del sujeto, primero como grupo, luego como comunidad, después como sociedad, siguiendo como civilización, para llegar al nivel de especie y luego de ser vivo y ser existente. La libertad va perdiendo sus atributos conforme pasa estos niveles, hasta que llega al de ser existente, como parte del universo, el cual se rige por un modelo cíclico de funcionamiento en la que lo que sucede es como debe suceder, de la mejor manera posible, y no hay libertad en este punto.

Por otra parte, dentro de estos niveles también está implicado el grado de significación de la vida de un ser. Los existencialistas basaron parte de su teoría en encontrar un significado a la existencia al responder preguntas tales como: ¿Por qué estoy aquí?, ¿para que estoy aquí? Y más importante aun ¿vale la pena estar aquí? Aunque las respuestas que encontraron no son muy complacientes con el espíritu idealista y optimista que los hombres creen necesitar. La respuesta que algunos de ellos encontraron es que no hay razón para la existencia, no hay razón para vivir. La famosa frase pronunciada por Roquentin (personaje de la novela “La nausea” escrita por Sartre) “todo lo que existe nace sin razón, se prolonga por debilidad, y muere por casualidad” es en la filosofía de Sartre la forma en que explica la existencia del ser. Albert Camus llega a conclusiones parecidas, como la del absurdo ya pronunciada por Sastre, y tampoco ve un fin en la vida, al menos no un fin concreto (aunque la trascendencia y la rebeldía podrían serlo). Que desalentador resulta, que pesimista la visión. Claro que no, porque tal visión no hace más que devolver la libertad de sus acciones al sujeto, lo hace libre de ataduras, no hay dios, no hay ley, no hay razón para temer ni para abdicar y, contrario a lo que parece, no hay razón para hacer mal. El sujeto planteado por algunos autores existencialistas es un ser que hace el bien sólo por el hecho mismo, el bien puro, la libertad del sujeto en sus manos. Esta visión es muy reconfortante para algunos y en el ámbito moral aporta una visión excelente del verdadero hombre (aporta más aun), pero aun así no hay razón para vivir, la vida carece de significado para los existencialistas, y en eso estoy de acuerdo, pero únicamente en el nivel individual.

Como antes dije el universo se rige por un plan integro, perenne y exacto, por lo tanto en este nivel el sujeto cobra alto significado por ser parte de ese mecanismo cósmico -universal y su vida ahora tiene un significado altamente valioso. También como sujeto de una sociedad su vida sirve para la correcta consecución de esta misma sociedad, y como especie sirve como un engrane en la conservación de ésta. Mientras que como sujeto individual no tiene razón de existencia como parte de un organismo (como lo es la sociedad, la especie y el universo) su vida tiene alto significado.

Por lo tanto, hay una relación directa y proporcional (en forma negativa) entre el grado de libertad y el grado de significado de la existencia, es decir mientras menos libertad exista más alto es el significado de la existencia de un sujeto. Así que en lo niveles más elevado de relaciones (el mas alto es el nivel de ser existente o universal) en donde ya hay mínima o no hay libertad, la vida del sujeto cobra una importancia, un sentido total, y por el contrario mientras mayor libertad tenga (el nivel máximo es en forma individual) su vida carecerá de significado de acuerdo a dicha proporción.


abril 22, 2005

Continuidad de los parques

Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanado en su sillón favorito de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama. Admirablemente restallaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer.

Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano, la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.

Julio Cortázar, Continuidad de los parques.

abril 17, 2005

El hombre imaginario

El hombre imaginario
vive en una mansión imaginaria
rodeada de árboles imaginarios
a la orilla de un río imaginario

De los muros que son imaginarios
penden antiguos cuadros imaginarios
irreparables grietas imaginarias
que representan hechos imaginarios
ocurridos en mundos imaginarios
en lugares y tiempos imaginarios

Todas las tardes imaginarias
sube las escaleras imaginarias
y se asoma al balcón imaginario
a mirar el paisaje imaginario
que consiste en un valle imaginario
circundado de cerros imaginarios.

Sombras imaginarias
vienen por el camino imaginario
entonando canciones imaginarias
a la muerte del sol imaginario.

Y en las noches de luna imaginaria
sueña con la mujer imaginaria
que le brindó su amor imaginario
vuelve a sentir ese mismo dolor
ese mismo placer imaginario
y vuelve a palpitar
el corazón del hombre imaginario.


Nicanor Parra

abril 15, 2005

La influencia del paradigma cartesiano – newtoniano (en la medicina)

Al ver al hombre como una maquina, el concepto de salud y curación quedan disociados, ya que la curación implica un alto grado de interacciones entre las partes de un organismo, es un proceso físico, biológico, social, psicológico que alude al reestablecimiento del equilibrio. La salud es un estado de continuo cambio y evolución, pero no así para el enfoque biomédico.

El enfoque biomédico, basado en la filosofía cartesiana, ve en el individuo a una maquina, muy compleja, que ha dejado de funcionar regularmente, en el estado de enfermedad, y por lo tanto el medico hará lo posible por encontrar el desajuste y repararlo.

La visión del curandero, es una figura femenina por su relación con la espiritualidad y su visión integral del proceso de curación. Esta figura es despreciada por la medicina occidental y, a la mujer, se le relega a un papel sin importancia aparente, el cuidado de los enfermos.

Pasteur aunque veía en los microorganismos a lo agentes claves en las patologías físicas, no descarto nunca el papel del ambiente exterior e interior en él paciente, así como el estado anímico de este en el camino que suponía la enfermedad.

Pero la mayoría de los médicos dejo de ver a sujetos y comenzó a centrarse en enfermedades, así se empezó a fragmentarse al individuo y la especialización medica cobro un auge terrible. Al mismo tiempo la tecnología cobro importancia en la medicina, practicas como la cirugía hacían imprescindible el uso de instrumentos avanzados.

Se adelanto mucho en la información acerca del organismo, pero muy poco en su comprensión. Problemas como las enfermedades iatrogénicas y las patologías sociales aumentaban al mismo tiempo que la información medica.

Algunos de los éxitos atribuido a la medicina de los últimos siglos, ha sido la reducción drástica de la enfermedades infecciosas que en otros tiempo causaban epidemias terribles, pero la verdad es que ese avance pertenece mas a la política sanitaria que en el siglo XIX prolifero, al cambiar los hábitos sanitarios en la ciudades, la alimentación y otros factores, el medio cambio y por lo tanto estas enfermedades fueron controladas.

Por otro lado la medicación se convirtió en la panacea médica: las medicinas contienen sustancias activas que son de origen vegetal en su mayoría, pero son sustancias refinadas que actúan como destructores. Es cierto que estas plantas son usadas por tradiciones antiquísimas de curación, pero la diferencia es que al refinar la sustancia activa el ingrediente queda sin límites que eviten daños secundarios, al usar la planta, en su complejidad, ingredientes aledaños actúan para catalizar e inhibir, evitan que las bacterias proliferen y así el organismo se reestablezca, esto evita que, como en el uso de medicamentos, las bacterias muten a formas que después son mas problemáticas.

El medico en este ambiente, pierde todo contacto con los seres a lo que trata, ya solo trata a enfermedades no individuos y se deshumaniza al ser incapaz de poder ver en el otro a un igual. Las personas, en la automedicación, perpetúan esta actitud, como una suerte de irresponsabilidad sobre si mismo al no querer aprender de sus propios síntomas. Los médicos, por otro lado, viven en un ambiente de ardua competencia que acaba por destrozar su alma ya de por si frágil.


Resumen del correspondiente capitulo, perteneciente al libro "El Punto Crucial" de Fritjof Capra

abril 11, 2005

De verdad lamento decir...

De verdad lamento decir
que no nos queda mas que el futuro,

una suerte de memoria al revés,
una masa de tiempo oscuro.

No nos quedan mas
que los sueños
colgados en un infinito muro

y la visión extraña
de un maldito demiurgo
que va devorando todo,
que va devorando el mundo.



abril 10, 2005

Divagaciones (El orden universal)

Toda energía envuelta en un proceso se conserva siempre, y el universo es energía, las galaxias son energía, las estrellas son energía, los planetas son energía, los seres vivos son energía, y también son materia, no hay diferencia sustancial entre materia y energía son parte del mismo proceso, Así que el universo no tiene origen, porque no se crea, ni tiene fin, porque no se destruye, es infinito, perenne, es algo que es inconcebible, incluso esta idea que aquí se presenta puede ser insuficiente comparada con la verdad que hay detrás del velo de nuestras capacidades de conocer el entorno.

El universo, si pudiera compararlo con algo material, es un círculo, un círculo no tiene principio o fin, no tiene divisiones y todos los elementos que componen a este universo, que para ser precisos no son elementos mas bien son el universo en si, comparten dicha característica.

Esto indica que la historia que tanto nos atañe, la historia natural, luego la historia del hombre, es solo una sucesión de hechos en forma cíclica, un círculo eterno (como todo circulo). Nada esta fuera de la historia, nada esta paralelo a esta, así como no hay nada fuera del universo, porque una vez que existiera seria parte ya del universo, parte de la historia.

Hay un intrincado y complejo orden en todo esto, el universo, (me gusta llamarlo “la naturaleza” porque lo siento mas familiar) al ser una sucesión tiene un propósito, por supuesto inacabado, para todo lo que pasa en el. Así que todo hecho tiene un fin (no un termino, sino un objetivo que se transforma) y este fin siempre es el mejor para dicho suceso, las cosas suceden como deben de suceder, y mejor aun, suceden de la mejor manera posible, la naturaleza no comete estupideces, la naturaleza esta mas allá de una comprensión clásica de fines y comienzos, de errores y aciertos, la naturaleza no acierta, solo continua, la continuidad perpetua es la forma en que el universo funciona.

Todos lo sucesos que nos parecen incomprensibles, errores los llamamos, casualidades los nombramos, son solo hechos que no comprendemos en un aspecto sucesivo, deseamos siempre conocer el fin inmediato, pero nos cerramos a la posibilidad de un fin a largo plazo, a veces mas allá de nosotros, mas allá del planeta, mas allá aun, en otra parte (aunque al final siempre nos concierne por ser nosotros, también, el universo mismo). Nuestro antropocentrismo nos ciega, nuestro egocentrismo nos cierra las ventanas del verdadero conocimiento, pero siguiendo con la hipótesis de que todo es de la mejor manera que puede serlo, entonces se comprenderá que esto no es un error o un fallo, es un estadio en ese ciclo vital de la naturaleza. Como reflexión diría que no se puede dejar de ser antropocentrista porque se es hombre y no otra cosa, y no se puede dejar de ser egocentrista, porque se es uno mismo y nunca otro, pero se puede tratar de ser lo mas abiertamente posible un ser emparentado con el universo, o se puede tratar de ser el universo, que de hecho se es.

abril 05, 2005

Tengo tanto sentimiento...



Tengo tanto sentimiento
que es frecuente persuadirme
de que soy sentimental,
mas reconozco, al medirme,
que todo esto es pensamiento
que yo no sentí al final.

Tenemos, quienes vivimos,
una vida que es vivida
y otra vida que es pensada,
y la única en que existimos
es la que está dividida
entre la cierta y la errada.

Mas a cuál de verdadera
o errada el nombre conviene
nadie lo sabrá explicar;
y vivimos de manera
que la vida que uno tiene
es la que él se ha de pensar.


Fernando Pessoa

abril 01, 2005

America Latina Dependiente (Previsiones)

La dependencia económica debe empezar a combatirse rompiendo lazos con los organismo internacionales que mantiene la explotación a base de tributos y prestamos, como el FMI, además es necesario resolver los mitos en torno a estos organismos.

Pablo González Casanova (1990) enuncia doce supuestos del neoconservadurismo de los que conviene reflexionar algunos: 1) El primero es que se asiste al fin de la historia en el sentido de que el capitalismo transnacional va a dominar por siglos y siglos, 7) La caridad transnacional organizada por el banco mundial y los gobiernos endeudados va a disminuir la extrema pobreza, 9) la desnacionalización y la privatización del estado van a hacer efectiva la llamada “soberanía del consumidor”, 12) dado “el fin de las ideologías” , la lucha contra los inconformes es una lucha contra los delincuentes.

Proposiciones completamente falsas y utópicas en su contenido conviene que las veamos y las tomemos al revés, las proposiciones que Casanova crítica serian como un atisbo a los sueños de los poderosos y a sus formas de implantarnos sus propias quimeras. Pero conocer que esto no es así es en realidad importante

Por ahora la única manera que tiene América latina de dejar de ser dependiente consiste en la industrialización , una industrialización hacia adentro que no requiera capital extranjero, además necesita cortar lazos con los organismo que sustentan la deuda y el tributo, y sobre todo se necesita unidad entre las naciones explotadas, lo cual conlleva un cambio de visión en sus habitantes por que no se puede hablar de unidad cuando factores como la corrupción están imperantes en los gobiernos de dichas naciones.

Además con el ejemplo que presentaba en el artículo se pueden ver muchas ideas utópicas y su verdadera función, se debe luchas por las utopías pero algunas veces los sueños de la razón son terroríficos.

Por ultimo me gustaría hacer una reflexiones acerca de las utopías del sistema neoliberal y el futuro que esta ya a la vuelta de la esquina, además de un paréntesis para pensar en el poder y el factor humano que omiten estos sueños de buenas intenciones (supongo).

Adam Schaff (1985) considera que nos encontramos en una segunda revolución científica de nuestra era: “La primera tuvo lugar a principios de los siglos XVIII […] consistió en sustituir la fuerza física del hombre por la fuerza de las maquinas, movidas primero por el vapor y, mas adelante, principalmente por la electricidad. La segunda revolución, la que estamos presenciando ahora, consiste en que el poder intelectual del hombre se ve amplificado e incluso sustituido por autómatas, los cuales eliminan con éxito el creciente trabajo humano de la producción y los servicios…”

A través de la microelectrónica, microbiología y la energía nuclear, el hombre se vera emancipado del trabajo y podría estar en un mundo en el que vivirá solo para dedicarse a el trabajo espiritual, algo como los que Marx suponía al plantear el comunismo y la automatización de las producción.

A mi parecer este es un anhelo, una visión utópica hasta cierto punto, quiero decir que es muy posible esto que se prevé pero que las condiciones son incongruentes con los posibles beneficios que podría traer.

También el neoliberalismo, con toda su base liberal es un concepto magnifico y con implicaciones maravillosas que seguramente podrían desencadenar el progreso del hombre y su evolución como un ser libre.

Por otro lado la globalización es también beneficiosa, libra al hombre de nacionalismos irracionales, chovinismos, malinchismos, etc. Lo hace vivir en armonía con los demás y lo provee de una cultura rica y homogénea.

Todas estas ideas tienen un grado de beneficio único y sus bases son loables y además podrían funcionar de manera excelente si no fuera porque dejan un punto sin resolver y por ello todas ellas se vuelven inservibles.

Una situación absurda surge cuando lo que el sujeto piensa o quiere esta en contraste con lo que en verdad puede obtener de su realidad, por lo tanto estos razonamientos (liberalismo y globalización) resultan absurdos porque están en discordancia con el medio social en el que vivimos.

El neoliberalismo dice que el que unos pocos se beneficien traerá prosperidad después a los demás, esto se basa en el concepto de “la mano invisible” de la que hablaba Adam Smith según la cual las fuerzas del mercado tienden al equilibrio y así la economía llegara a un punto en el que la libre competencia genere también una ganancia sustancial para todos los implicado en ella. Pero la mano invisible ahora es más invisible que nunca porque sabemos que la competencia entre las empresas y países no es justa, es tonto pensar que empresas transnacionales compitan de manera limpia con una empresa naciente, desconocida. Además de que la mano invisible tiende (regularmente) a beneficiar solo a pocos dándoles mucho y a perjudicar a muchos dándoles poco.

De la misma forma la globalización implica esta competencia entre desiguales, una lucha entre David y Goliat, pero en este caso las hazañas heroicas no existen y Goliat esta aplastando a David y este no sabe como usar su honda.

El factor que olvidan estas teorías es el factor humano, olvidan que tratan con seres humanos y que esto es un gran riesgo y esto es porque el poder esta en juego en las relaciones, un argumento que desde Hobbes hasta Foucault es discutido y aun en nuestra época. Pero algo que es innegable y es que el poder corrompe y el poder completo corrompe completamente.

El que unos pocos tengan el poder implica que lo ejerzan de manera cruel e inhumana sobre los que no lo poseen, y el poder es el dominio que tiene una clase sobre los medios de producción, los medios de control social y sobre la superestructura de una sociedad y esto con el fin de mantener la explotación.

El poder en las manos de unos pocos es algo en realidad peligroso para la sociedad. De alguna manera Schaff dice que el problema en unas sociedad en donde la información cobre valor como un producto necesario y hasta se le sobrevalore tiene como riesgo la siempre oportuna manipulación de los que tengan el control de la información sobre los que no.

Esto seria desastroso porque no conllevaría ningún cambio a nivel estructural, todo seria igual solo que con otro objetivo en mente. Como en un relato de Orwell el poder solo cambiaría de manos, de un tirano a otro, pero los oprimidos seguirían oprimidos.

El papel del poder debe ser entonces un papel que no recaiga en nadie, sino en todos, el poder que funcione como autogestión de la manera que la define Schaff (1979) “la administración de los asuntos sociales por los miembros de la sociedad”.

El hombre entonces se organiza para sobrevivir en comunidad, pero vemos que se organiza mal, porque el tipo de mundo que observamos no solo es enajenante y explotador, sino también peligroso para la especie, la avaricia corrompe a todo y destruye todo, hasta el mudo en que vivimos.

De nuevo vemos que el hombre aunque es un ser social no esta completamente subordinado a esta sino que es también sujeto y objeto de conocimiento. El hombre marca la pauta de su sociedad y si es así es capaz de alterarla, trascender su naturaleza su ansia de poder e implantar una visión basada en un pensamiento ético acorde con la protección de su entorno y de si mismo y el primer paso de esto es el conocimiento, no de unos pocos si no de todos, el poder del conocimiento delegado en la mayoría, así el sueño será de todos y la fuerza de lograrlo será la de una especie entera no de grupos minoritarios en cantidad.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails