julio 28, 2005

El papel de la mujer en el contexto familiar (Primera parte)


Posted by Picasa



La base de la sociedad actual (al igual que lo ha sido a lo largo de la historia) está conformada por lo que conocemos como familia. La familia funciona como núcleo de la sociedad y como sustentadora de ésta. El principio ordenador de la sociedad está dado por las relaciones familiares, no se puede concebir una sin la otra (familia y sociedad). En la familia se concentran todos los valores, toda la cultura, todos los miedos y mas que nada en ésta se reflejan (o refleja) los prejuicios de los que es presa el ser humano y que abundan en la estructura social. La unidad familiar, por lo tanto, se convierte en una representación de la sociedad y la sociedad a su vez se puede ver como una familia a gran escala. Ambas son partes estructurales de un sistema en función de las necesidades de sus integrantes y las acciones que se realicen en una tienen consecuencias claras en el funcionamiento de la otra. Así que si quisiéramos realizar una reforma social no podríamos empezar en otro lado que no fuera la familia. Desde aquí podemos ver que muchos fracasos en la historia de las reformas sociales han sido el creer que las relaciones familiares cambiarían como por arte de magia, ¿cómo se pretende modificar la estructura sin antes modificar la subestructura que la mantiene o el núcleo en el cual se basa para existir?

En la actualidad existen numerosos valores morales basados en la creencia de lo correcto y lo incorrecto, estos se toman como reglas y en teoría son acatados por la mayoría de las personas. La honestidad, la justicia, la libertad, el respeto y sobre todo la igualdad son valores ampliamente difundidos y son eje de nuestros comportamientos ante los demás. Me gustaría hablar de la igualdad porque creo que es uno de los más ambiguos. La igualdad es un precepto que se ha usado y ha tomado auge dentro de la sociedad moderna, concretamente el gran impulso le fue dado durante la revolución francesa y es un engrane de suma importancia dentro del movimiento socialista. Pero ¿en realidad puede haber una igualdad entre los hombres?, A mi parecer la igualdad es una utopía basada en las enseñanzas religiosas donde se dice que Dios hizo a todos los hombres iguales. Sin embargo, no somos todos iguales ya que cada uno de nosotros tiene capacidades inferiores o superiores a las de los demás. La semejanza entre unos y otros está en el disfrute de los mismos derechos, todos somos pertenecientes a una misma especie y es un momento oportuno para que el racismo deje de explicar las diferencias entre las personas. Se prodiga la igualdad en todos los ambientes, la religión católica misma habla de la igualdad entre los hombres, pero en todas las estructuras sociales, incluyendo el clero y la familia, siempre existe alguien dominante, el jefe de familia, el sacerdote, Dios, aquél que tiene control sobre sus subordinados.


Así que las relaciones familiares no se basan en la igualdad, se basan en el control y en las relaciones de poder. Generalmente el poder está basado en la economía, el control monetario es la forma mas común de sometimiento, aquel que se encarga de proveer sustento adquiere derechos sobre sus protegidos. En este caso la familia basa su relación en el sometimiento económico y a través de los años el hombre ha sido el proveedor y la mujer ha sido el fiel sirviente.


Friedrich Engels menciona en su obra El origen de la familia, de la propiedad privada y del estado, que el matrimonio tiene como principio la posición social de los esposos, así que las relaciones maritales son siempre relaciones por conveniencia. El matrimonio por conveniencia poco a poco se convierte en una relación de prostitución, tanto él como ella adoptan un papel que los une sólo económicamente, esto es más notorio del lado de la mujer. Reflexionando un poco la mujer no adopta su papel de prostituta por un costo monetario, no alquila su cuerpo por una remuneración económica, se deja ultrajar solo por las migajas que el hombre le esta dispuesto a ceder. Por ello la mujer es una esclava, sin derechos, ni libertades. Así que esa es la base de la familia, ese es el núcleo de la sociedad, la relación de poder entre el hombre y la mujer.


A lo largo de la historia del hombre los cambios en las relaciones sociales han sido constantes, los momentos históricos se pueden dividir de varias maneras, pero siempre ha habido una constante, el ser humano. El hombre siempre ha encontrado maneras de relacionarse con su entorno y con los de su especie, la forma más sencilla de sistematizar lo que en su medio se encuentra es la categorización de los elementos que conforman dicho medio. Una división tan antigua como la propia historia ocurre entre dos seres iguales, pero separados por una delgada red de particularidades biológicas, me refiero al hombre y a la mujer.


Al principio era claro que ambos, mujer y hombre, eran diferentes, pero no en capacidades. Sin embargo, desde que cada uno se impuso tanto para sí mismos como para el otro, ciertos modelos de comportamiento, las diferencias entre ambos se han ido acrecentando de un tiempo a otro, hasta que cada uno considera extraño al otro, sin que esto sea necesariamente cierto. Por lo tanto queda claro que fisiológicamente hay algunas diferencias entre los géneros pero estos no limitan las capacidades en ambos.


Refiriéndonos a una transformación más o menos forzada, la mujer ha estado sometida a un estado que no corresponde a su naturaleza y por lo tanto ella misma ha cambiado, deformándose cotidianamente. Pienso que ambos, hombre y mujer, se han impuesto barreras y en la actualidad, tal vez, no hubieran escogido estas limitaciones. Aún con esto el hombre tiene muchas menos limitaciones que la mujer, cuenta con mayor libertad que su contraparte femenino y estoy muy seguro de que si no existieran esas limitaciones las diferencias entre géneros no tendrían la mayor importancia y los carácteres y aptitudes serian por igual en ambos sexos.


El papel de poder ha sido en la mayoría de las culturas un estandarte propio del hombre ya que en este se representa fuerza, inteligencia y entereza, por otro lado, la mujer casi siempre fue menospreciada, relegada a un papel de ama de casa, sin que ello le confiera algún poder en el hogar o en la sociedad, podría lo mismo llamársele esclava doméstica que ama de casa, de una forma eufemística.


Hace no muchos años, la mujer tenía muchos menos derechos que en la actualidad. El contrato matrimonial era la sentencia de la mujer ya que todos los derechos pasan al marido, incluyendo los bienes aunque estos fueran heredados, el esposo es el que controlaba todo, la esposa no podía hacer nada sin el consentimiento de su marido, de hecho sus derechos estaban tan sobajados que la situación de la mujer ante la ley, en algunos países, era peor que la de los esclavos sometidos.


La abolición del derecho materno fue (como menciona Friedich Engels en la obra ya antes mencionada) la gran derrota del ser femenino, desde entonces el hombre controla la casa y con ello toda la sociedad y la mujer se vuelve un mero objeto de reproducción.

julio 22, 2005

El inexistente nombre de Dios


Posted by Picasa

Se pueden hacer muchas conjetura sobre el nombre de Dios y es que en un mundo donde todo tiene nombre, donde el lenguaje designa lo que es y lo que no es, necesitamos la certeza de un nombre para Dios; el ser creador que es dueño de una imagen muchas veces aterradora porque es imposible encerrarla en un sustantivo que lo designe a él y sólo a él, el hombre necesita de esto para tener seguridad de que Dios existe y que, por lo tanto, el también.

El nombre es lo que hace a una cosa diferente de otra, así las categorías son intentos de apropiación de un mundo que es a veces demasiado vasto e inclemente. A la manera de Wittgenstein, podemos decir que el mundo es lo que se nombra. El hombre conoce, domina a través del acto de nominar, así lo que es conocido tiene nombre y lo que no es conocido, lo innombrable es temido, porque es imposible su dominación.

El nombre de cada persona es, de nuevo, el intento de tener un control sobre si mismo, cuando alguien me nombra me encasilla en una categoría, mi nombre dice de mi todo lo que alguien debe saber para conocerme, dice que soy hombre, que existo y que posiblemente pueda reafirmar su existencia cual espejo que me supone. Nos nombramos para saber quienes somos, para saber de donde somos, para limitarnos. Acaso lo primero que se pide de una persona es la confianza de su nombre.

En diferentes tribus, verbigracia algunas tribus Australianas, el nombre era un ritual secreto que no podía ser conocido más que por los miembros de la tribu. También hay que mencionar a las tribus aborígenes de Norteamérica, en donde el nombre no sólo designa una diferencia, además asigna una cualidad encontrada en la naturaleza, el tótem.

El nominar es importante, como antes se menciono, porque al nombrar me apropio de cierta fracción del otro. Los rituales de hechicería están basados en la confirmación de un nombre secreto de las cosas con el cual se tiene pleno control de ellas, sobre este tema conozco poco, pero es interesante la obra de ciencia ficción de Ursula K. Le Guin, en especial sus libros de Terramar en donde el arte de la hechicería se logra a través del continuo estudio y descubrimiento de los nombres ocultos de las cosas.

Cuando Moisés pregunta a Dios por su nombre este le responde de manera sucinta y contundente: Yo soy el que soy. Esta respuesta es una declaración ontologica de su propia naturaleza, Dios es el Ser, Dios es esencia pura y por lo tanto no puede existir, porque únicamente lo impuro existe, Dios es perfecto porque es el Ser.

Así Moisés se va con las manos vacías ante una respuesta que no dice nada y dice todo a la vez. Es probable que el propósito de Moisés no haya sido simple e inocente curiosidad, sino que es viable que su propósito haya sido la ambición de dominar una fuerza hasta ahora incomprensible, cuando pregunta a Dios por su nombre (Exodo 3:13) ambiciona el control de lo más sagrado, de la energía creadora e incesante y Dios puesto que es omnisapiente (¿porque no va a serlo?) comprende la naturaleza humana y tranquilamente responde: Soy el que soy (Exodo 3:14). Después en la Biblia se le conoce de otras tantas formas pero estas designaran sólo sus capacidades no su naturaleza.

El hecho de que el Ser sea, es prueba inverosímil de que Dios crea el mundo, porque le mundo se desprende del Ser para poder existir y lucha incesantemente por volver al Ser.

Hago una pausa y me gustaría aclarar algo, esto no es una prueba de fanatismo y de fe ciega en una religión tan peligrosa como lo es la judío – cristiana (ya lo hizo notar Nietzsche), utilizo a Dios para categorizar esa fuerza oculta dentro de la creación del mundo, puede ser el Ser inmóvil de Parmenides, o el Ser móvil de Heraclito, puede Ser el Demiurgo de Platón o el titiritero de Giordano Bruno, o el Big Bang o las variables ocultas de Einstein, a todo eso, es decir al mundo, es a lo que llamo Dios, y me valgo de la tradición judía (la Biblia) sólo para poder tener un lenguaje que sea comprensible, digo Dios en lugar de Ser, porque Dios es el Ser.

Ahora, si Dios es el Ser, no necesita nombre, no requiere un nombre. Nombre por otra parte, en el pensamiento implícito de lo humano (y Dios y sus determinaciones son humanas) es igual a ego, y ego es la conjunción de un sin fin de representaciones sociales que hacen que alguien sea lo que debe ser, en una sociedad y en una cultura particulares. Pero el ego es meramente una mascara que oculta lo que Jung nombra “Si mismo”, el si mismo es esa esencia oculta detrás de toda determinación y constituye la naturaleza de todo hombre. En la cultura prevalece el culto al ego, pero así el individuo vive infelizmente, trágicamente, la única forma de trascendencia es la del ego hacia el si mismo.

Entonces Dios es el “si mismo” en su estado perfecto (el Ser por excelencia) y no es posible que tenga un nombre porque no es presa de un ego (que visión, ¡el ego de Dios!). Dios por lo tanto no tiene nombre.

En la tradición Judeo Cristiana Se le nombra a Dios de muchas formas pero son sólo categorías abstractas como Elohim o YHVH o Adonai es decir Dios, Ser y Señor. No son nombre propios.

Dios es perfecto, nosotros no, por eso el mundo existente tiene nombre y por eso Dios no puede, no debe, tener nombre. Cualquier búsqueda del nombre de Dios es inútil y peligroso, porque para nombrar a Dios habrá que crear a un Dios (imperfecto) y eso seria desastroso para lo que existe, se corrompería. Dios no tiene nombre y, es más, no lo necesita, a diferencia de nosotros los existentes Dios es incomprensible, aunque cabria pensar que tal vez también nosotros lo seamos, ya que somos sus hijos, si es que de verdad lo somos.

julio 17, 2005

Añoranza del pasado


Posted by Picasa

Ha venido a mi un ángel,
un ángel de negra faz,
que se ha adentrado en mi vida
y ya no lo puedo apartar.

Es el pasado que viene
a mi mente encadenar,
es un cautivo enemigo
que no se ha de alejar.

Con sus alas me arrebata
la inane tranquilidad,
se lleva de mi la amnesia
mi placer de no añorar.

Pero este tiempo perdido
es un sueño nada mas
y por mas que lo revivo
nunca habrá de regresar.



julio 11, 2005

Bebo la luz...


Posted by Picasa

Bebo la luz
en el vaso de la noche
mientras el viento gira
entre los árboles nocturnos
moviendo dulcemente
sus cansadas ramas.


Sorbo el silencio
de la noche amarga
mientras la luz del día
sube por las estrellas
y una a una las apaga.


Voy libando el dulce néctar
de aquel umbrío panorama,
voy llenándome de ausencia
mientras el sueño diurno me reclama.


julio 07, 2005

El sueño de la muerte


Posted by Picasa

Desearías saber el secreto de la muerte.
¿Pero como lo encontraras a menos que lo busques en el corazón de la vida?

Khalil Gibrán


Cuando una persona muere, cuando sus órganos dejan de funcionar, existe un lapso de unos cuantos minutos en que la actividad cerebral continúa. Caso conocido es el de los decapitados cuyas funciones cognitivas se conservan unos pocos minutos y son capaces de presenciarse fuera de su cuerpo, literalmente.

Sabemos que los sueños son emulaciones vividas o no de la realidad, pero que son mezclas de pensamientos, recuerdos, deseos y muchos componentes propios de la vida psíquica conciente e inconciente de una persona, también sabemos que las leyes que funcionan en la realidad, no funcionan en los sueños.

Los sueños como una manifestación del inconciente son por lo tanto atemporales, es decir, las leyes del tiempo no funcionan igual que en la vigilia. Por lo tanto un minuto en el mundo real puede ser un año en un sueño, y también viceversa como en el caso de un estado de coma.

¿Que pasara durante ese breve tiempo que resulta de la muerte, el tiempo antes de morir, para que sirve?

Pienso que el propósito del ser humano es superar el pecado original, la falta de Adán no fue solamente la desobediencia a Dios, fue la ambición de querer encontrar un mundo que estaba ya frente a él o mejor dicho en él, por lo tanto era el mismo, al comer del fruto prohibido efectivamente conoció el mundo, pero en ese momento dejo de ser parte de él.

A propósito este es el delirio al que se enfrentan los científicos en nuestra epóca, mientras mas entienden el mundo este se aleja más de ellos, el principio de incertidumbre en su máximo esplendor.

Pero entonces la misión del hombre, su redención, en hebreo arrepentimiento se dice "Teschubah", cuya traducción seria algo así como volver al camino, este arrepentimiento - volver al camino, seria expulsar de si el fruto que disgrega la esencia de la apariencia. Es volver a ser uno con el mundo sin entenderlo desde fuera, volver a ser uno después de ser fragmentos. Para este propósito se necesita recorrer un camino de comprensión de los incomprensible, ya que si el mundo es una total incoherencia lo debido es hacerlo aun mas incoherente, la verdad solo se puede tratar con la verdad, la mentira con la mentira, y la ilusión del mundo solo puede ser vivida a través de una ilusión a la par.

El hombre debe conocerse, no conocer al mundo, conocerse une, conocer la realidad separa, conocer lo de afuera fue el pecado de Adán, conocerse a si mismo es el Teschubah del hombre. Para este autoconocimiento tiene una vida completa, una existencia en la que lucha contra el velo que cubre su verdadera misión, pero cuando lo vence conoce al mundo como es, en su verdadera forma, que es la nada, paradójicamente la ausencia de forma.

¿Pero si no lo logra, tendrá otra oportunidad?, ahí entra ese lapso de actividad cerebral. En ese momento el podría vivir de nuevo toda una vida completa, podría volver a casarse, tener hijos, ser viejo de nuevo, quizás hasta tener mas de una vida, morir dentro del sueño y volver a nacer dentro del mismo sueño, esta franja de instantes en vísperas de la verdadera muerte podría ser entonces la oportunidad que Dios le concede para llevar a cabo su misión. En el sueño el sujeto entonces vive su segunda, tercera, cuarta, etc... vida, una oportunidad tras otra de llevar a cabo el deseo de conocerse a si mismo de ser uno con la realidad, es decir con Dios. Bien dice Khalil Gibran “¿Qué es dejar de respirar, sino el liberar el aliento de sus inquietos vaivenes para que pueda elevarse y expandirse y, ya sin trabas, buscar a Dios? Dios en su infinita sabiduría crea al hombre con el fin de que regrese a él y si no lo hace en su vida lo hará en la muerte, en el sueño de la muerte, y entonces solo me queda una pregunta ¿como sabemos si vivimos la vida o el sueño de la muerte? y concluyo que esto jamás lo conoceremos.

julio 04, 2005

El Síntoma es más de lo que parece.


Posted by Picasa


Jores distingue entre tres tipos de enfermedades, clasificándolas de acuerdo a su etiología, patogénesis y terapia, es decir, causa verdadera, causa inmediata, causa y tratamiento. Las enfermedades de tipo A son aquellas que son causadas por agentes nocivos externos, es decir desde venenos hasta bacterias. Las enfermedades de tipo B se refieren a los padecimientos en los cuales la etiología es desconocida pero la patogénesis es clara, en estas el factor es por lo regular una súper o subproduccion de una determinada sustancia química. Por ultimo las enfermedades de tipo C se caracterizan por no tener ni una etiología ni una patogénesis claras y por lo tanto su tratamiento es simplemente sintomático.

La enfermedades de tipo A y B son las mas estudiadas por la medicina, enfermedades infecciosas, virales, envenenamientos y también problemas endocrinos, genéticos, etc. Hay un gran avance en este tipo de enfermedades, desde las pestes que azotaban a los antiguos pueblos y que ahora son controladas hasta los problemas glandulares que ahora son medicables, y en un futuro próximo hasta los desordenes genéticos parecen augurar su control y reparación.

Pero más allá de la comprensión de la ciencia se encuentran las enfermedades de tipo C, sin causa aparente, sin razón lógica de existencia. Enfermedades que tienen que ver con la alteración en la personalidad del sujeto, psicosomaticas y de síntomas dispares y sin concordancia, un verdadero misterio.

Pero bueno, el problema que veo es que la ciencia medica como cualquier otra ciencia exacta, natural, esta fincada en la racionalización lógica estricta a la que nos tiene acostumbrados el paradigma cientifista que desde el renacimiento hasta nuestros tiempos se ha venido nutriendo de discursos apologéticos, mas claro esta en el positivismo que buscaba enmarcar todo fenómeno en el modelo científico, bajo un método concreto e ineluctable.

La ciencia considera falso o inexplicable todo aquello que no puede vislumbrar a través de su método. Y lo que es peor, descarta su posible explicación y ridiculiza las explicaciones que no tengan que ver con su metodología, siempre busca que algo sea científicamente comprobable y si no es científico es sinónimo de charlatanería y falta de seriedad.

Claro que las enfermedades de tipo A y B son comprobables en origen o patogénesis, pero las enfermedad de de tipo C no tienen un origen corporal, una etiología precisa y entonces solo se atacan los síntomas. He ahí el gran error, los síntomas son atacados como si fueran la enfermedad, como si fueran el origen, y con esto el medico se pierde de la gran riqueza de información que proporciona un la fenomenologia del sujeto.

El síntoma por lo regular, marca el camino hacia el origen, la base de la enfermedad no tiene por que ser de origen histológico, también puede ser de génesis psicológica, desarrollarse por un factor alterado en la psicodinamia natural del individuo. Y aquí es donde el síntoma cobra importancia, el síntoma es la voz emergente de aquella unión mente y cuerpo, espíritu, que mas que unión es comunicación integral, que cobra forma y se manifiesta para indicar que es lo que pasa que sucede con el individuo. El síntoma es una metáfora de lo que pasa en la totalidad del ser.

Por lo tanto, si el síntoma es destruido, si su tañido es apagado, entonces el especialista pierde una gran fuente de información, porque no solo perderá el origen, sino también perderá la causa intrínseca de la enfermedad en la personalidad del sujeto.

Para las enfermedades de tipo C, opino, debería de tomarse en cuenta todos los aspectos psicodinamicos así como también la influencia social, y hasta el final el aspecto biológico, ya que el ser es un todo que funciona de manera compleja y siempre tiende al equilibrio.

Recordemos las filosofías orientales que plantean a la enfermedad como un proceso, el sujeto debe resolver hechos en su vida y la enfermedad le recuerda que no lo esta haciendo. La enfermedad es una etapa critica, pero después de cada crisis viene una etapa de renovación, de renacimiento, por lo tanto el padecimiento solo marca ese camino eterno que el ciclo vital promueve, por ellos evitar los síntomas y malentender la enfermedad solo implica que el ciclo no se cierre satisfactoriamente y que quede pendiente, pero esto afectará seguramente a los siguientes ciclos del individuo.

Pero la ciencia medica actual, medica sin cesar, se olvida del proceso y se enfoca en los fines. Padecimiento de tipo A y B tampoco están exentos a esto, una simple gripe es también un aviso, un cáncer es una metáfora de algo que sucede a nivel psicológico, incluso se podría de hablar de otras enfermedades. Por ejemplo, se me ocurre que el patrón característico del SIDA es la destrucción de la defensas corporales, quizás sea posible que esto sea una forma de emular la perdida de defensas psíquicas del individuo, sin embargo esta afirmación es muy aventurada y requeriría un mayor sustento teórico, aun así me parece un ejemplo de que la enfermedad es mas de lo que parece.

Además de todo existen afirmaciones como las de Conrad que dice: “las enfermedades son juicios que los seres humanos emiten en reacción a condiciones que existen en el mundo natural. Son esencialmente construcciones sociales, construcciones hipotéticas creadas por nosotros mismos".

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails